Las Provincias

Un instante de la manifestación. :: lp
Un instante de la manifestación. :: lp

Gobierno y oposición de Algemesí se enzarzan por la manifestación antitaurina

  • Trenzano defiende la labor policial ante las críticas lanzadas por PP y Més Algemesí, quienes lamentan lo ocurrido y piden más información

La manifestación antitaurina del pasado sábado en Algemesí y sus incidentes vuelven a ser motivo de enfrentamiento entre el gobierno municipal y la oposición. La alcaldesa, Marta Trenzano, calificó de «aislados» los incidentes, que «apenas duraron cinco minutos» y con consecuencias «leves», sin que hubiera, según sus palabras, «ningún parte médico ni de lesiones ni denuncia alguna por agresión». Recordó que la manifestación, que tenía la correspondiente autorización, tenía un recorrido delimitado. Sin embargo, un grupo de alrededor de 25 personas, realizó una sentada, de manera indebida, ante la plaza de toros, poco antes del inicio de la corrida: «Afortunadamente, la gente, como les había pedido, no entró en provocaciones ante colectivos que, en muchas ocasiones, únicamente buscan la publicidad».

La alcaldesa afirmó que había cuatro agentes de la Policía Local, y no dos como les acusaron desde la oposición, y estos actuaron, «con el diálogo por delante y sin entrar en las provocaciones». Afirmó que ella misma, quien presidió la corrida del sábado, fue testigo de lo que ocurrió, por lo que lamentó que desde otras formaciones critiquen el dispositivo realizado o lo que ocurrió «basándose únicamente en vídeos que han visto en algunas redes sociales. Deben hacérselo mirar, porque se trató de un incidente aislado que no fue más allá y que se resolvió sin mayores consecuencias».

Respecto a otras actividades de la semana taurina, y sobre todo, sobre las becerradas cadafaleras de anoche, «estaba previsto el correspondiente despliegue para evitar incidentes como los de otros años», reconoció la primera edil.

Las críticas a lo ocurrido el sábado llegaron desde las dos formaciones de la oposición. Desde Més Algemesí calificaron de «incomprensible que no existiera un dispositivo de control y detección, como sí se ha hecho en otros años, en los diferentes accesos a la plaza para evitar que los activistas llegaran a una zona tan sensible como es la calle Muntanya».

Ante lo ocurrido, las críticas fueron hacia la alcaldesa y el subdelegado del Gobierno «no concluye una vez hecha la foto de la Junta de Seguridad Local. La imagen que se proyectó de Algemesí por la poca implicación de los responsables políticos, responsables de evitar estas situaciones, es nefasta».

Si la ley no permite las protestas cerca de la plaza, continuaron señalando desde Més Algemesí, «es la Policía Nacional la que ha de resolver el tema, no los vecinos». Desde esta formación afirman que Trenzano «ha estado más pendiente de asegurar la pervivencia de los 'bous al carrer' y del toro embolado que de ejercer la función que la ley le atribuye de responsable última de la Policía Local y de la seguridad de sus ciudadanos». Así, van a pedir que se les facilite tanto el plan de seguridad establecido para eses día como los informes que, de oficio, la Policía Local habrá hecho sobre este incidente.

Por su parte, desde el Partido Popular, tras criticar la labor del concejal Asensio García, «quien pasa de la seguridad de sus vecinos», afirmaron que lo vivido el pasado sábado «representa perfectamente el modelo policial que tanto anhela el bipartito. Retiran al jefe de la Policía Local bajo decretazo de alcaldía todas sus funciones y lo excluyen de todo tipo de decisiones, cuando es en momentos como estos cuando se necesita a alguien que marque las directrices y organice los dispositivos».

Los populares afirmaron que no logran entender «cuáles son sus pretensiones con estas decisiones arbitrarias y totalitarias, pero sin duda están generando caos y situaciones vergonzosas como la vivida el sábado que ponen en el punto de mira a la Policía Local. Pero qué más podemos esperar de un concejal que se salta la normativa y que participa de ese incumplimiento. Nada. Y tan responsable es él como la señora alcaldesa, quien a estas alturas ya debería haber retirado las competencias en materia de seguridad a una persona tan incompetente». Por último, criticaron «la situación en la que ha quedado el paraje natural de la Xopera, lugar donde los antitaurinos han estado. Todo lleno de basura y coches en medio de la carretera como si aquí no hubiese ley».