Las Provincias

Xàtiva invierte 49.000 euros en restaurar la cúpula de San Onofre

El alcalde y el concejal de Cultura atienden las explicaciones del arquitecto restaurador. :: b. g.
El alcalde y el concejal de Cultura atienden las explicaciones del arquitecto restaurador. :: b. g.
  • La actuación se ha acometido con los PIFS de Diputación y el Consistorio pretende conseguir financiación para restaurar las capillas

Después de tres años cerrada al público por el lamentable estado de su cúpula, la iglesia del convento de San Onofre de Xàtiva, ha sido recuperada después de seis meses de actuaciones, en la que se han invertido 49.108, 39 euros, procedentes del Plan de Inversiones Financieramente Sostenibles de la Diputación de Valencia.

El alcalde de Xàtiva, Roger Cerdà, junto con el concejal de Cultura, Jordi Estellés, han visitado la iglesia, del siglo XVIII, para ver el resultado de las actuaciones, dirigidas por el arquitecto Vicent Torregrosa.

«Era una actuación de absoluta necesidad, principalmente por seguridad», indicaba el alcalde, puesto que cabe recordar que la iglesia en el recinto del convento se encuentro el colegio de Infantil y Primaria de la Inmaculada.

Antes de la intervención, se podían apreciar unos grietas en el interior de la nave central, situados en la base de la cúpula. Esta situación de deterioro hizo que la dirección del colegio optara por restringir el acceso a la iglesia ante el riesgo de posibles desprendimientos, ya que el edificio se usaba para distintas actividades.

Es por ello que el primer edil setabense también subrayaba la importancia de recuperar este espacio tanto para los alumnos del centro, como para la celebración de actividades externas al centro educativa como pudieran ser conciertos, dada la buena acústica que presenta la iglesia.

El arquitecto, Vicent Torregrosa, explicaba las actuaciones realizadas han estado dirigidas a contrarrestar la inestabilidad de la bóveda y la cubierta de crucero, situación provocada por el empuje que el peso de la cubierta del edificio ejercía sobre los muros de carga provocando su inclinación. Las grietas se podían apreciar en el interior de la nave y en el tejado de la iglesia.

Así, la solución propuesta y ejecutada ha sido la instalación de unos tirantes de acero inoxidable anclados en la base de las vigas que evitan que los empujes existentes actúen sobre los muros de carga. Previamente y como primer paso, se reparaban las grietas existentes.

Una vez solucionado el problema arquitectónico, dado que, como apuntaba el arquitecto, sobró dinero de lo presupuestado, se procedió a la restauración y a la pintura de la bóveda de la nave central de la iglesia. Queda pendiente la pintura del altar mayor, actuación que se llevará a cabo en un asegunda fase, en la que también se pretende la reordenación de las tablas de azulejo de una de las capillas, la de San Pascual. «Estamos buscando una nueva línea de subvención también de la Diputación para llevar a cabo estas intervenciones», ha indicado el concejal de Cultura, Jordi Estellés.

Estellés apuntaba además, que «la intención es que un convento como éste sea visitable y sirva de recurso turístico que le corresponde a la ciudad, puesto que es impensable que teniendo estos recursos turísticos los tengamos cerrados».

Estellés ha apuntando que la actuación en la capilla consistiría en corregir la colocación errónea de los azulejos, para que los dibujos y motivos ornamentales de los retablos recuperen su orden lógico y original, dado que este retablo, según ha explicado el concejal, fue desmontado durante la Guerra Civil para evitar su destrucción, colocándose posteriormente, aunque de manera desordenada.

Precisamente, la directora del colegio, María Nieves Martínez, se alegraba por esta decisión del consistorio y manifestaba «la alegría y sorpresa» por ve concluida esta intervención «eran muchos los años que llevábamos preocupados», asegurando que el edificio estará abierto para la gente que desee visitarlo, porque es único en la ciudad de los de la época.