Las Provincias

Archivada la denuncia del decano del Colegio de Abogados de Alzira a Bermúdez

«Las tres imputaciones promovidas por el marido de la entonces concejala Beatriz Díaz y actual decano del Colegio de Abogados de Alzira (Antonio Llácer) han sido sobreseídas sin haber encontrado ningún indicio de delito». Desde Més Algemesí se han congratulado con la última resolución que cierra lo que, según esta formación, ha sido «un calvario injusto» durante dos años para el portavoz del partido, Josep Bermúdez, y para su familia.

En las dos denuncias en que Llácer era directamente la parte acusadora, y que llegaron hasta la Audiencia Provincial, ésta ratificó la actuación de Bermúdez. El letrado le acusaba de injurias y calumnias y de revelación de secreto. Tanto el juzgado de Primera Instancia como la Audiencia «dejaron bien claro hace meses que en ningún momento se había calumniado a la persona», sino que se trataba de «crítica política» utilizando la libertad de expresión y sin rebasar sus límites. La acusación de revelación de secreto tampoco fue confirmada.

De este modo, quedaba por dilucidar si como afirmaban tanto Llácer como el exalcalde, el popular Vicent Ramón García Mont, se había injuriado a la fiscal: «Pero la instructora del caso tampoco les da la razón y reconoce que las declaraciones que Llácer veía injurias a la fiscal no son injuriosas. Entiende la fiscal que 'las mismas no son claramente atentatorias y ultrajantes contra la honorabilidad, sino que forman parte del derecho a la crítica contra lo acordado'».

Finalmente, desde Més Algemesí, calificaron de «lamentable» vivir en un país «donde, quien pone en conocimiento de la Fiscalía hechos objetivos, acabe injustamente imputado por ejercer de ciudadano responsable. Afortunadamente, el sentido común se ha impuesto y la justicia nos ha dado la razón en los tres casos». Concluyeron tras apuntar que el estilo de Bermúdez «no es injuriar a nadie, sino simplemente explicar lo que pasa, moleste a quien moleste».