Las Provincias

El Consell Agrari de Sueca pide poder seguir quemando la paja del arroz

Quema controlada de la paja realizada la campaña pasada en Sollana. :: manuel molines
Quema controlada de la paja realizada la campaña pasada en Sollana. :: manuel molines
  • El edil de Agricultura considera que es la mejor opción para acabar con las playas y con el gran volumen de residuos que genera este cultivo

El Consell Agrari de Sueca, representado por su presidente y concejal de Agricultura en el Ayuntamiento de Sueca, Salvador Campillo, se reitera en la postura expuesta semanas atrás y reivindica a Conselleria que autorice de forma permanente, pero controlada, la quema de la paja del arroz.

El arroz es el cultivo predominante en la capital de la Ribera Baixa y más de un 80% de los campos de la ciudad arrocera por excelencia se enmarcan en el Parque Natural de la Albufera. La quema de la paja del arroz y rastrojos venía realizándose desde tiempos inmemoriales hasta que se convirtió en una actividad prohibida hace años por considerar esta práctica contaminante, a excepción de la última campaña, cuando se autorizó la quema sólo en unas parcelas concretas afectadas por una plaga.

Cabe recordar que la Conselleria de Agricultura ha acordado la quema extraordinaria de los restos de la paja por motivos fitopatológicos y fitosanitarios, consecuencia del abandono y la descomposición de la paja en el campo. En el caso de Sueca se permitirá en todo el término.

Aunque Agricultura informó que trabajará para establecer medidas alternativas que permitan reducir esta práctica tradicional en las próximas campañas hasta hacerla prescindible, el concejal de Agricultura, Salvador Campillo, ha insistido, «hoy por hoy la quema de la paja del arroz es una medida necesaria para detener la expansión de las diferentes plagas que afectan al cultivo del arroz, especialmente de la Leersia Oryzoides, con una incidencia importante en los campos de Sueca y asimismo es importante también para frenar el incremento del volumen de materia orgánica que se ha detectado en nuestros campos desde que se prohibió esta práctica».

El titular de Agricultura ha solicitado, por tanto, que la autorización pueda mantenerse en el tiempo, señalando que esta es la voluntad de los agricultores. «Hay que respetar la voluntad de los agricultores pero, sin generar perjuicios al resto de la ciudadanía. Estamos convencidos de que una quema responsable efectuada de manera controlada y escalonada no implica ningún peligro ni perjuicio para la salud de nuestros vecinos y cultivos», añadió el máximo responsable del Consell Agrari de Sueca.

Campillo ha recordado que Sueca cuenta con una plan de quema controlada desde el pasado mes de octubre de 2015 y señaló que el documento plantea una gestión y planificación correcta de las quemas agrícolas. Desde el Consell local, sin embargo, se reivindica también la necesidad urgente de redactar un plan conjunto de quema controlada que abarque todos los municipios arroceros del Parque Natural de l' Albufera.

El Consell Agrari será el encargado de coordinar y vigilar que la quema de la paja se produzca de forma ordenada y controlada, según el protocolo y las condiciones establecidas por la Conselleria.

Ahora, todos aquellos agricultores que desean proceder a la quema de la paja en su parcela deberán comunicarlo al Consell, en las próximas semanas. Aquellos que no cumplan con el procedimiento, podrían perder las subvenciones y ayudas al cultivo.

Desde el ente apuntan a que, según las previsiones, se calcula que este año los agricultores cosecharán entre un 20 y un 25% menos, que en años anteriores, debido a la expansión de estas plagas.