Las Provincias

Cullera aplaude poder quemar la paja del arroz y exigirá su continuidad

Un instante de la reunión, con representantes de Cullera encabezados por su alcalde. :: lp
Un instante de la reunión, con representantes de Cullera encabezados por su alcalde. :: lp
  • El alcalde de la ciudad, Jordi Mayor, afirma que es el deseo de los agricultores «porque hoy por hoy no hay ninguna alternativa viable»

El Ayuntamiento de Cullera ha logrado que el Consell le autorice a quemar la paja del arroz en todo el término municipal sin ningún tipo de restricción después de haber liderado esta reivindicación del sector arrocero.

El alcalde, Jordi Mayor, ha asegurado que la presión realizada ha dado sus resultados y avisa de que el municipio batallará para que el permiso se mantenga en el tiempo porque «es lo que los agricultores quieren». A su juicio, «hoy por hoy no hay ninguna alternativa viable» que evite los problemas fitosanitarios derivados de dejar que la paja se pudra en los campos.

El primer edil considera que el permiso es un «triunfo» del sector agrario después de años de prohibición, que sólo se levantó tímidamente el año pasado cuando se autorizó la quema en tres zonas del término municipal. «La quema es actualmente la mejor garantía para luchar contra las plagas que amenazan el cultivo y además evitarán que siga incrementándose el porcentaje de materia orgánica en los arrozales por encima de los límites aceptables», mantiene.

El alcalde ha puntualizado que Cullera realizará una quema escalonada para evitar molestias a la ciudadanía como consecuencia de la propagación del humo. Mayor ha garantizado que se efectuará de forma «ordenada» por lo que, a su juicio, «no hay nada que temer, ya que la seguridad y la salud de las personas está salvaguardada».

La intención del consistorio es dividir el término en cuatro zonas y establecer un calendario de forma que aquellos agricultores que deseen eliminar la paja mediante fuego lo hagan de manera progresiva.

Mayor, quien asistió junto con el concejal de Agricultura, Marc Joan, a la reunión de los pueblos arroceros mantenida en la Conselleria, se ha felicitado de que el Consell haya autorizado la petición liderada por las autoridades cullerenses. El propio alcalde ha recordado que había mantenido dos reuniones con los responsables autonómicos para lograr la autorización y, posteriormente, el edil Joan fue el encargado de liderar a las poblaciones arroceras para lograr la autorización del Consell para la quema. Ahora, será el Consell Agrari local el que coordine la quema. Marc Joan ha indicado que es importante que todos aquellos productores que deseen mantener las subvenciones al cultivo «comuniquen al Ayuntamiento su deseo de quemar, aportando el nombre de parcela, polígono y del titular de la explotación». En caso contrario, corren peligro de sufrir una inspección y perder las ayudas.

Serán los propios agricultores los que decidan si prefieren quemar o no y el concejal estima que no se llegará a quemar todos los campos del término. El pleno de Cullera solicitó por unanimidad a la Generalitat autorización para quemar la paja del arroz de forma controlada en todo el término para esta campaña. Además del incremento de materia orgánica, se pretende combatir eficientemente las plagas que afectan y dificultan el crecimiento del cultivo.

La que más cuesta de erradicar es el tipo denominado Leersia oryzoides. Esta planta, detectada en un principio en Sollana, se intentó eliminar con el uso de herbicidas. Por ahora, a pesar de las medidas aplicadas, está ya dispersa por la mayoría de tierras que conforman el parque de la Albufera.

La Leersia oryzoides tiene una propagación rápida, puesto que el agua facilita que las semillas lleguen a parcelas vecinas y porque algunos trozos de planta se quedan incrustados en las maquinarias agrícolas, que si no se limpian adecuadamente, las transportan de un campo a otro. Todo esto explica que se considere adecuado tomar esta medida y pedir la autorización.