Las Provincias

Se aplaza hasta 2017 el juicio por las protestas contra la alta tensión en la Vall

Decenas de personas han apoyado a los encausados. :: a. t.
Decenas de personas han apoyado a los encausados. :: a. t.
  • La fiscalía acusa a cuatro personas de causar daños y un delito de coacción por las movilizaciones realizadas en 2011

Un año más tendrán que esperar los cuatro encausados por las protestas contra la línea de alta tensión de la Vall d'Albaida que se produjeron en 2011 para conocer la sentencia de este caso.

Y es que el juzgado de lo penal número 18 ubicado en Alzira ha aplazado el juicio, que tenía que celebrarse ayer, por la falta de unos testigos que debía aportar la acusación.

De esta forma, el juzgado ha determinado que la nueva vista tenga lugar el 13 de noviembre de 2017. Una causa que se sigue retrasando ya que han pasado más de cinco años desde que se produjeran los hechos que llevarán a cuatro personas la banquillo.

Cabe recordar que la Fiscalía acusa a estas cuatro personas de unos delitos de daños y coacciones por lo que se pide una sanción que podría llegar a los 17.000 euros además de penas de prisión que alcanzarían el año y 10 meses, aunque se podrían sustituir por multa.

En la jornada de ayer, decenas de miembros de la plataforma No a l'Alta Tensió se dieron cita en la puerta del juzgado para apoyar a los encausados. Y es que desde la plataforma se defiende que se trata de una causa «con la que se buscaba parar las movilizaciones asustando a la gente ya que se eligió a cuatro personas al azar de todas las que participaron» en las protestas.

En este caso, se acusa a los jóvenes de causar daños en el lugar donde se estaba realizando las obras de instalación de la línea de alta tensión además de un delito de coacción por paralizar durante unas horas estas tareas. Los activistas siempre han cuestionado esta línea en la Vall d'Albaida ya que se realizó sobre un terreno que había sido calcinado por un incendio forestal un tiempo antes. Además, «no estaba justificado porque no había una necesidad en la zona sino que se trata de garantizar el suministro eléctrico en la costa».