Las Provincias

Xàtiva pedirá un préstamo de un millón para las indemnizaciones de la Ciutat de l'Esport

  • Cristina Suñer, concejala de Urbanismo, advierte del incumplimiento de la ley de estabilidad presupuestaria «por la nefasta gestión de Rus»

El equipo de gobierno municipal de Xàtiva continúa encontrándose con nuevas sorpresas. En esta ocasión se trata de los terrenos de la Ciutat de l'Esport. El consistorio acaba de conocer las resolución emitida por el Jurado Provincial de Expropiación en la que modifican al alza las tasaciones municipales y elevan la deuda del consistorio con los propietarios de dichos terrenos hasta el millón de euros.

Esta resolución supondrá que el Ayuntamiento tendrá que pedir un préstamo de un millón de euros para poder hacer frente a estas indemnizaciones, de una infraestructura construida durante el mandato de Alfonso Rus, quien precisamente acudía ayer a la Ciudad de la Justicia a comparecer por el caso Imelsa.

Es por ello que la concejala de Urbanismo, Cristina Suñer (Compromís), advierte que el consistorio se ve abocado a incumplir la Ley de estabilidad presupuestaria en 2017, «porque tenemos que seguir garantizando las políticas dirigidas a las personas y en las arcas municipales no hay dinero para hacer eso».

Suñer reitera que además tendrán que seguir pagando « las consecuencias y los sobrecostes del urbanismo faraónico del Partido Popular».

No obstante, desde el consistorio se informa que han recurrido las resoluciones del Jurado Provincial de Expropiación, por considerar el precio marcado notoriamente superior al valor de los bienes expropiados y por estimar que la ocupación de los terrenos marcada por el JPE es incorrecta. Desde el área de Urbanismo, confían en reducir las cantidades dictadas por el órgano.

Además del pago a los antiguos propietarios de la Ciudad del Deporte, el Ayuntamiento liquidará también la deuda contraída con la empresa Repsol Comercial por los terrenos de la fuente del Lleó. «Tenemos que abonar cerca de 400.000 euros por otra promesa incumplida de Rus. Les ofreció una permuta y ahora ese cambio se ha convertido en un nuevo agujero en el presupuesto», ha dicho Suñer. Esta liquidación, explica que se realizará en cuatro anualidades.

Esta es una de las reclamaciones de las que el Ayuntamiento setabense estaba y está pendiente y cuyo importe total se corresponde al 12% del endeudamiento total municipal, que la auditoría realizada en el mes de enero de este año daba a conocer, más de 25 millones de euros global de deuda.

A eso hay que sumar otro 11% correspondiente a otras deudas no bancarias, sentencias judiciales desfavorables, indemnizaciones por expropiaciones de terrenos no pagadas a los propietarios o deuda con el gobierno central. En este apartado destacan el impago de las obras del CCX, la devolución de las tasas del Conservatorio cobradas indebidamente, impagos de facturas por reparaciones del sistema de bolardos para control de acceso al casco antiguo, indemnizaciones por expropiaciones en el Polígono La Villa o parking del Lluís Alcanyís, etc.

También hay que añadir el afloramiento de los 11'2 millones de euros por facturas impagadas escondidas en cajones y que se transformaron en deuda mediante los préstamos Montoro. De los 11,2 millones de facturas en los cajones, 4 estaban fuera del presupuesto y del control de la intervención municipal.

Este endeudamiento ha obligado a destinar en 2016 el 15% del presupuesto municipal, para el pago de deuda e intereses, tres veces más que la cantidad presupuestada para inversiones. El 70% de la cifra total se corresponde con la deuda contraída por el Ayuntamiento con diversas entidades bancarias durante la etapa de gobierno del Partido Popular. La deuda bancaria supera los 17 millones.

El consistorio incide en el hecho de que fueron obras que se encargaron sin un mínimo estudio de viabilidad y con una dudosa o nula rentabilidad social.