Las Provincias

Rescatan a una joven cuyo coche iba a caer a una acequia

  • La intervención de la Policía Local de Cullera y de vecinos impidió que se hundiera en este canal de gran capacidad

La colaboración ciudadana y la rápida actuación policial evitaron el pasado lunes una desgracia en Cullera. Agentes de la Policía Local lograron rescatar a una joven conductora que quedó atrapada en el interior de su vehículo el cual amenazaba con precipitarse a una acequia del término de una gran capacidad.

Los hechos sucedieron el lunes por la noche. Al parecer, el automóvil se salió de la carretera y fue a parar a la acequia. Medio vehículo quedó en el aire sobre el canal y el otro sobre la vía. La joven no podía salir del interior ya que mantenía el pedal de freno presionado para evitar la caída y fue cuando solicitó la ayuda vecinal.

La rápida colaboración ciudadana y la intervención policial culminaron con el rescate de la joven, quien afortunadamente no padeció ninguna lesión. Asimismo, la actuación logró evitar la caída del vehículo.

Fuentes policiales indican que se vivieron momentos de gran angustia, pero finalmente se pudo evitar la desgracia en forma de caída al canal. La conductora, muy nerviosa en todo momento por lo ocurrido pero ya algo más tranquila después de quedar a salvo, agradeció la labor tanto de los vecinos que colaboraron en el rescate como de los propios agentes de la Policía Local. Uno de los vecinos explicó a LAS PROVINCIAS que se sentía satisfecho de haber podido colaborar para evitar lo que hubiera sido una tragedia personal.

Igualmente, esa misma noche y también gracias a la colaboración ciudadana, según explicaron desde el propio Ayuntamiento de Cullera, la Policía Local retiró de la circulación a un conductor que quintuplicaba la tasa de alcoholemia. Un ciudadano alertó a las autoridades de un vehículo que circulaba de forma peligrosa por las calles de la ciudad.

Los agentes consiguieron localizarlo y comprobaron que el conductor circulaba bajo la influencia del alcohol, multiplicando por cinco el máximo permitido. Una vez inmovilizado el vehículo, el conductor quedó en libertad con cargos a la espera del correspondiente juicio por su acción.