Las Provincias
Planta de residuos de Guadassuar. :: lp
Planta de residuos de Guadassuar. :: lp

El Consorcio abre el debate sobre la ubicación del macrovertedero de Guadassuar

  • En la asamblea de la entidad se ha propuesto crear varias plantas más pequeñas en diferentes puntos de la comarca y por plazos menores

En la última asamblea del Consorci de Residus Ribera-Valldigna el tema principal sobre el que se ha debatido es la idoneidad de la ubicación en Guadassuar del macrovertedero aprobado en 2012.

Ya en su momento, más de la mitad de municipios mostraron su rechazo a este proyecto por los problemas medioambientales que supondría la instalación de una planta de 120.000 metros cuadrados cerca de la Acequia Real, una zona de vulnerabilidad alta de acuíferos y otras zonas húmedas. Pero fue aprobado por el peso de los votos de la Diputación y la Generalitat.

En esta última reunión y con los nuevos representantes municipales, el rechazo al proyecto es aún mayor y pese a que la presidencia del Consorci decidió que no se votara la moción presentada por l'Alcúdia, Benimodo por la que se pedía a la Conselleria que no se aceptara esta ubicación, muchos de los presentes mostraron su malestar con este proyecto.

«Con las últimos informes se ha visto que tenemos razón, la mitad de la zona elegida es permeable y el Instituto Nacional Geológico y Minero excluye un 25% del sector y el resto pide que se hagan tres sondeos más para corroborar su idoneidad», ha explicado el representante de l'Alcúdia, Paco Sanz, que lleva años denunciando los problemas de instalar la planta en Guadassuar.

En la asamblea estaba presente la directora general de Calidad Ambiental, María Diago, representante de la Generalitat que apuntó sobre este tema que «se debe buscar una solución consensuada entre todos y que se podría estudiar hacer cuatro o cinco vertederos más pequeños en el área del Consorcio».

Una nueva línea que también ha planteado Paco Sanz que apuesta por los microvertederos. «Buscar varios lugares idóneos y realizar plantas más pequeñas con una duración de cinco años y que después se clausuren», ha comentado el concejal de l'Alcúdia.

Con esta idea se buscaría minimizar las molestias a los municipios que acogieran las instalaciones ya que con el rechazo a la planta de Guadassuar se abre el debate de buscar alternativas. Unas alternativas que no serán fáciles porque muchos municipios no están dispuestos a soportar los problemas de albergar este tipo de plantas de residuos.

Desde el Consorcio se espera que en los próximos meses la Conselleria determine si otorga o no la autorización ambiental a la empresa concesionaria. En caso de que se rechazara la ubicación planteada en Guadassuar se tendrían que comenzar a hacer estudios en otras zonas de la comarca para encontrar un lugar apropiado.