Las Provincias

La ubicación del macrovertedero de Guadassuar no estaba entre las idóneas

Proyecto de macrovertedero en el término de Guadassuar. :: lp
Proyecto de macrovertedero en el término de Guadassuar. :: lp
  • L'Alcúdia lamenta los errores en el proyecto y pide que se tenga en cuenta la presencia de masas de agua como la Acequia Real del Júcar

El Ayuntamiento de l'Alcúdia denunció que la decisión de ubicar un macrovertedero de residuos en Guadassuar ha sido «arbitraria» y tras la misma había «intereses».

Explicaron que, después de cuatro años que, en su opinión, «han estado llenos de irregularidades, las dudas sobre la ubicación del vertedero no han hecho más que aumentar». Recordaron que ya al principio se excluyó la mitad de la superficie estudiada, y ahora, el Instituto Geológico y Minero, «ha excluido otra zona del proyecto por la elevada permeabilidad de los terrenos y obliga a la empresa a realizar tres nuevos sondeos para confirmar que el resto de la zona es válida». No se mostraron sorprendidos por esta decisión, «cuando los mismos estudios reconocen que la piezometría se sitúa a diez metros de profundidad y el vertedero quiere excavar hasta los 30 metros».

Reconocieron que el pasado mes de septiembre, la sorpresa «fue mayúscula cuando representantes de los ayuntamientos afectados, la plataforma cívica y Xúquer Viu se entrevistaron con la directora general de Calidad Ambiental y Cambio Climático. En el momento en que se pidió que se realizaran nuevos estudios para buscar lugares idóneos, que no afectaran a masas de agua, a los acuíferos o a espacios protegidos, el técnico presente dijo que ya se hicieron estos estudios en su momento y que la ubicación de Guadassuar no figuraba entre ellos».

Las mismas fuentes del Consistorio alcudiano recordaron que, medio año antes de que los estudios descartaran la ubicación anterior de Tous, «ya se habían efectuado sondeos en los terrenos de Guadassuar, sin saber quién los encargó ni quién los pago, pero, curiosamente, coincidiendo en el tiempo con la decisión de aumentar un 250% el canon que cobraría la población a la que fuera el vertedero, pasando de 1,2 euros por tonelada, como indicaba el plan zona, a tres euros».

Este vertedero se encuentra a cinco kilómetros del núcleo urbano de Guadassuar, pero a 1,5 de Massalavés, l'Alcúdia o Benimodo. Por este motivo, estas poblaciones han aprobado una moción en la que vuelven a pedir que se descarte definitivamente la ubicación del macrovertedero propuesto.

Un vertedero, de 120.000 metros cuadrados de superficie y de más de dos millones de metros cúbicos de capacidad, que estaría situado al lado de la Acequia Real, a sólo cinco metros: «Cualquier filtración o vertido, directo o indirecto, de lixiviados o aguas pluviales mezcladas con lixiviados contaminaría la Acequia Real Llegando a la Albufera de Valencia». La zona en que se situaría, según las mismas fuentes de l'Alcúdia, es de alta vulnerabilidad de acuíferos según la cartografía de riesgos de la Generalitat Valenciana, según reconoce el mismo informe de la asesoría técnica.

Además, estaría a poco más de un kilómetro de los ullals del río Verde, un manantial natural de gran importancia protegido como Lugar de Interés Comunitario (LIC) y que forma parte del catálogo de zonas húmedas de la Comunitat Valenciana.

Recordaron que en toda la documentación y legislación se apunta que se deben tener en cuenta las distancias entre el límite del vertedero y las vías fluviales, masas de agua y otras zonas agrícolas, «pero parece que el proyecto ignora que la Acequia Real está al lado de la instalación. De hecho, en la página 30 del informe se dice que la ubicación del vertedero ha de tener en cuenta la distancia con vías fluviales y masas de agua».

Sin embargo, y según explicaron desde l'Alcúdia, en este mismo informe, y sólo una página después, se dice que «no se detectan masa de agua ubicadas cerca de las instalaciones, lo que no deja de ser sorprendente. La empresa dice que la Acequia Real del Júcar no se puede considerar como una masa de agua».

Precisamente l'Alcúdia es uno de los municipios que tiene un segundo frente abierto contra otro vertedero, en este caso uno de residuos sanitarios, que también está prevista su ubicación en el término de Guadassuar.