¿Quién es María Navarro?

¿Quién es María Navarro?
Damián Torres

Hija de soprano y hermana de un compositor que incluso escribió temas para Celia Cruz, esta diseñadora ha crecido envuelta por la creatividad permanente. Le ha venido bien para sobrevivir en un trabajo donde «cada seis meses tienes que nacer de nuevo». Y como no puede parar, su próximo reto es escribir un libro

MARÍA JOSÉ CARCHANOValencia

Tiene María Navarro esa actitud inquieta de quien no para un segundo, el nervio que la ha llevado a acumular un abultado currículo profesional desde que hace ya muchos años pisó Disney. Más de dos décadas después ha recibido del Foro Europa la medalla de oro a la excelencia profesional, en un momento en el que tiene muchísimos proyectos, y no todos relacionados con el trabajo en un taller de moda.

-¿Cómo se ha tomado que le entreguen un premio de estas características?

-Bueno, me emociona mucho porque llevo toda la vida trabajando, y porque además renueva la más ilusión para seguir, aunque por otro lado te cuestionas si esto ya es la jubilación. En este trabajo cada seis meses tienes que nacer de nuevo y la crisis ha sido muy dura.

-Para el sector de la moda especialmente, por lo visto.

-Sí, es cierto, pero a mí no me da miedo nada, porque considero que tengo muchos recursos. Fui socia fundadora en el año 1986 del Círculo de la Moda en Valencia y desde entonces he creado tendencias, siempre a la vanguardia del sector. Hay que pensar creativamente y ahora estoy a punto de abrir una empresa de planchado. Soy muy lanzada, muy emprendedora.

-Es necesaria la creatividad.

-Es una actitud. Mi madre era soprano, aunque nunca se dedicó profesionalmente a ello, y mi hermano, que es compositor, ha escrito temas por ejemplo para Celia Cruz. Pienso y vivo de forma creativa en todo lo que hago desde pequeña. Incluso la ropa la tiendo por colores. Es una manía y para mí resulta tan importante la estética que cuando decoro siempre coloco las cosas por pares y nunca en el centro, sino algo ladeadas.

-Si lo tenía tan claro…

-Es que yo a los siete años ya dibujaba conjuntos y se los intentaba vender a mi abuela, que por cierto nunca me los quería comprar (ríe). Luego estudié diseño y a los quince años desfilaba para Francis (Montesinos), con quien he estado mucho. He trabajado en Disney, en importantes empresas de ropa… No he hecho otra cosa en mi vida. Y no creo que ya haga algo diferente. Bueno, en realidad estoy escribiendo un libro, participo en tertulias, en radio…

-¿Sobre qué versa el libro?

-Ya llevo siete años preparándolo y en este tiempo he investigado muchísimo. Habla de la psicomoda, de hasta qué punto sentirse bella es importante para estar bien, y cómo te puedes boicotear a ti misma. También estoy preparando un manual de metodología del diseño para las escuelas de moda, porque tengo mucha experiencia y porque me he equivocado muchas veces.

-Tiene familia. ¿Cómo se planteó la maternidad en su momento? Son profesiones que absorben mucho tiempo.

-Mis hijas dormían en el estudio, debajo de la mesa, entre los rollos de tela. Las he integrado en mi vida completamente. Recuerdo que a la pequeña le daba el pecho y al mismo tiempo atendía al teléfono, hablaba con las modistas, trabajaba. Pero es que las chicas podemos con todo. Siento que la gente tiene más capacidad de lo que piensa.

-¿Nos autolimitamos?

-Estamos en un patriarcado y siempre intentan ponernos la zancadilla. Vendría bien un poco de matriarcado, porque este mundo estaría más humanizado. Hay momentos en los que la mujer es mucho más débil -durante el embarazo, con niños pequeños-, y entonces te dan las collejas. Porque a muchas amigas mías que no han sido madres no las para nadie. En esos casos las mujeres superan en capacidad y trabajo a los hombres, pero en la mayoría de las circunstancias nosotras estamos peor pagadas y tenemos que sufrir situaciones que no nos merecemos.

-¿Alguna de sus hijas se ha dedicado a la moda?

-Yo creo que es mejor que ellas hagan lo que les gusta; una ha estudiado imagen y sonido y la otra quiere dedicarse a la educación infantil. Si hubieran querido, tenían parte del trabajo hecho; saben dibujar y conocen la moda por dentro porque se han criado entre hilos, bordados y estampados.

-¿Cómo le gustaría que fueran?

-Yo les he enseñado que hay que ser honestas, tener una profesión y quererse mucho; que crean en ellas mismas. Yo pienso que eso es lo fundamental.

-¿Y a nivel sentimental?

-Llevo muchos años casada y creo que vivir enamorada es muy importante para ser creativa. Además, yo siempre estoy abierta al amor.

Fotos

Vídeos