Federico Varona, pedaladas como terapia antiestrés

Varona no lo duda y se lanza a recorrer en bicicleta la avenida de Francia./Irene Marsilla
Varona no lo duda y se lanza a recorrer en bicicleta la avenida de Francia. / Irene Marsilla

Prefiere el día a la noche y el maillot al traje y la corbata. Ni siquiera la lectura hace sombra a su casi obsesiva pasión por el deporte. Próximo reto, la Quebrantahuesos

JOSÉ MOLINS

Un camino cuesta arriba, mucha naturaleza, su bicicleta y los amigos. Eso es todo lo que necesita Federico Varona para relajarse y desconectar de la rutina diaria como asesor financiero. «La sensación que más valoro es la de libertad, no pensar en otra cosa más que en la montaña que viene». Su ‘cara B’ está muy estrechamente ligada al deporte. Disfruta practicando el ciclismo, y de hecho nos citamos con él justo antes de que salga a hacer kilómetros sobre las dos ruedas, con el equipaje ya puesto. Además hace triatlón, pero también es un gran seguidor por televisión de decenas de disciplinas. En especial del fútbol, ya que es abonado del Valencia y presidió la fundación del club.

Cada día hace lo imposible por encontrar un hueco para entrenar. «Lo que más me gusta es el deporte, supone una extensión de mi vida. Llegué a competir en división de honor de voleibol con el Valencia y he jugado a muchos deportes de raqueta, sobre todo tenis, hasta que en un momento me decidí a correr. Primero hice medios maratones, luego maratón y el día que acabé los 42 kilómetros, en 2010, dije: ‘Lo siguiente es un triatlón’. Y empecé a entrenarme».

Es en esas sesiones de preparación donde disfruta Varona. «Salgo siempre en bici con un grupo que nos autodenominamos ‘runners del río’ -adora el jardín del Turia, su rincón favorito- porque empezamos siendo un grupo de correr. Quedamos todos los fines de semana y planificamos la ruta que vamos a hacer. Normalmente vamos por Bétera, Náquera, Oronet, Garbí, Pico del Águila, Cueva Santa... Todos esos sitios. Suelo coger el coche, lo dejo en una de esas localidades y luego ya salgo desde allí en bici». Su próximo gran reto será disputar el 23 de junio la Quebrantahuesos, una marcha cicloturista de 200 kilómetros en Sabiñánigo. «Iremos veintitrés amigos allí».

Asesor financiero

La 'cara A' de Federico Varona nos muestra a un conocido asesor financiero valenciano, director de la compañía que lleva su nombre y expresidente de la Fundación Valencia CF.

Federico defiende que el deporte marca la forma de ser: «Una persona que entrena tiene unos valores de constancia, sacrificio, de saber enfocar los problemas. Los británicos en los currículum ponen si hacen triatlones o maratones, porque eso denota que se saben marcar un calendario, poner objetivos, estructurarse la vida. Eso aquí no se hace». Ha completado triatlones, medios ironman y su ‘espinita’ es hacer uno entero. «Las rodillas no me lo han permitido, al menos de momento, es un mensaje a mis médicos», bromea. Su trabajo le impide ir siempre a entrenar a la misma hora, por lo que debe estructurarse bien cada jornada. «Resulta muy complicado encontrar ratos. Hay veces que lo hago al mediodía, otras más tarde, incluso algunos días he estado nadando a las siete de la mañana, que lo piensas y dices ‘¿qué hago yo aquí?’, así que voy cuando puedo».

Pero no todo es acción, también disfruta de la tranquilidad. «Me gusta mucho leer, me lo inculcaron mis padres, lo hago todas las noches. La novela negra, de la Guerra Fría, y me encanta la narrativa histórica de Santiago Posteguillo, creo que es el Ken Follet valenciano. La forma en que describe las batallas, que las estás viendo, es impresionante. Hace cosas que yo jamás podré hacer, es admirable, tiene un don». Son sus grandes pasiones para ser feliz. «Pero también adoro estar con mis padres en Godelleta. Tuve el honor de ser pregonero de las fiestas en verano, fue un orgullo, allí pasé mi infancia».

Varona sigue al Valencia Basket, al Levante y multitud de deportes, como el tenis
Varona sigue al Valencia Basket, al Levante y multitud de deportes, como el tenis / Irene Marsilla.

Y además de ir a Mestalla a ver al Valencia, sigue por la tele al Valencia Basket, al Levante y multitud de deportes, como el tenis, las motos, la Fórmula 1... «Me gusta ir al circuito de Cheste cada año. Cuando Alonso estuvo en Renault nos invitaron a ver entrenamientos en Barcelona y lo disfruté. Y me gusta seguir deportes como el curling o los dardos, entre muchos otros. ¡Me gusta todo!».

Disfruta con la tranquilidad de Dénia, viendo el mar, y también con la buena mesa, con un gran arroz -reconoce que es muy selectivo en eso- o un pescado fresco. Pero sobre todo valora la compañía. «Mi grupo de amigos nos conocemos más de treinta años, desde la universidad. Llevamos 31 nocheviejas seguidas pasándolas juntos, y son amigos de quedar a comer, a cenar... Con ellos me gusta ir donde sea, valoro mucho a mis amigos, soy de tener pocos pero muy buenos».

Prefiere el día a la noche, donde se siente «desubicado», ya que como buen amante de la vida sana ni bebe ni fuma. Vestido de ciclista su cercanía es mayor, algo que quiere que se refleje también mientras lleva corbata: «Cuando me pongo el traje soy un profesional en un mundo complicado, pero me llena de orgullo que alguien acuda a mí porque piensa que soy una buena persona que le puede ayudar a solucionar un problema, eso me llena».

Fotos

Vídeos