Las Provincias

Las mujeres toman el mando

Foto de grupo de las asistentes a las puertas de Mercat de la Reina.
Foto de grupo de las asistentes a las puertas de Mercat de la Reina.
  • Una veintena de emprendedoras se citan en torno a una mesa para 'mover' la ciudad. Entre sus apuestas, «dotar a Valencia de glamour, ya que pasan cosas interesantes pero tienen que ocurrir más»

Son madres, exitosas en sus profesiones, jóvenes, guapas, emprendedoras... y un largo etcétera. Las protagonistas de la crónica están a la última y toda su experiencia también la transmiten a la ciudad allá donde van (nunca faltan a los saraos más VIP que se celebran, ya que sus nombres siempre aparecen entre la lista de invitados). Su última parada, el Mercat de la Reina, donde acudieron para ponerse al día y crear sinergias y colaboraciones con el objetivo de 'mover' la ciudad.

Se las presentaré, aunque quizá, estoy casi segura, las conozcan de sobra (en ese caso permítanme que se las vuelva a presentar). Se trata de Arancha Pérez Pous, Noemí Suárez, Paula Bernal, Patricia Cerveró, Salomé Corell, Paloma Tárrega, Eva Marcellán, Ana García-Rivera, Ángela Pla, Juana Camps, Pachi Viñoles, Macarena López Llobet, Consuelo Serra, Marta y Paula López Guillamont, Elena Ravelló, Blanca Handrich y las colaboradoras de Revista de Valencia Marta Handrich, Elena Meléndez y Sonsoles Gómez-Torres.

Todas ellas, mujeres emprendedoras y caras conocidísimas de la ciudad, se dieron cita en una distendida tarde, organizada por mi compañera María Cosín, en la que hubo comida incluida y mucho tiempo para hablar y compartir.

Eduardo Criado y María Mateu de Ros, el propietario y su mano derecha en el local, fueron los encargados de ofrecerles un delicioso menú degustación. Tampoco les desvelaré todo lo que allí se habló, por supuesto, pero les puedo decir que en las conversaciones que se crearon alrededor de la mesa se pudo escuchar cómo algunas comentaban que «hay que dotar a Valencia de glamour» y que «en la ciudad ocurren cosas interesantes pero tienen que haber más».

La entrada del restaurante, en plena calle de la Reina, y la salida posterior generaron curiosidad entre algunos de los viandantes que paseaban por las inmediaciones, pues no dejaron de preguntarse: «¿De qué se tratará este encuentro?».

Tal fue el éxito de la jornada que todas ellas quedaron en volver repetir la experiencia, pero la próxima vez con un grupo más amplio. También dijeron que pensarían en más iniciativas. «A veces da gusto parar, desconectar de todo y disfrutar de un rato entre mujeres», comentaban. ¡Amén!