Alfredo Esteve, inspiración frente al mar

Alfredo Esteve muestra uno de sus enclaves preferidos, el paseo marítimo de Port Saplaya./Irene Marsilla
Alfredo Esteve muestra uno de sus enclaves preferidos, el paseo marítimo de Port Saplaya. / Irene Marsilla

No es extraño encontrar al indumentarista con la mirada perdida en el Mediterráneo, en Valencia o en Port Saplaya. «Me hace mejor como persona y en lo profesional», asegura

José Molins
JOSÉ MOLINSValencia

Acaba de regresar de un viaje de trabajo en Florencia y ya prepara su próximo desfile de moda. Pero dentro de esa vorágine, Alfredo Esteve encuentra un rato para escaparse a ver el mar, la principal de sus aficiones. Nos citamos con él en Port Saplaya, su rincón preferido. «Me relaja venir a ver el mar, me permite pensar, inspirarme. Cuando estoy muchos días sin verlo lo necesito. No podría vivir lejos de él». Las olas son su mejor terapia antiestrés. «El olor, el sonido, me encantan, me pongo a pensar en mis cosas. No tiene que ser verano para venir al mar, durante todo el año y especialmente en invierno esa inspiración, esa satisfacción de estar viéndolo, es indescriptible». Muchas mañanas, antes de abrir su prestigiosa boutique, Alfredo va al paseo marítimo de Valencia. «Cargo las pilas totalmente. Algunas veces me traigo un libro, pero me centro tanto en el sonido del mar y en la vista que ni siquiera lo abro».

Incluso Esteve consigue mejorar en su profesión mientras contempla la inmensidad del Mediterráneo. «Han salido bastantes trabajos de aquí, inspiraciones, creaciones de escaparates que pensé viendo el mar. Cuando vengo de los desfiles, de los viajes, pienso aquí en las tendencias que he visto, en los colores, y en el mar es donde reflexiono. Me hace mejor en lo espiritual, como persona, y también mejor en lo profesional porque es fuente de inspiración». Siempre va solo, porque así consigue centrarse más y apreciar toda la magia. «Me llena muchísimo». Ya sea en Port Saplaya o en Ibiza, donde suele acudir en invierno, aprovechando la tranquilidad en esta época.

Pero hay más. Alfredo Esteve también dedica su tiempo libre a los museos. Disfruta con el arte y la cultura. «Cuando estoy de viaje de trabajo me intereso siempre por qué museos puedo ver. Me enriquece contemplar las inspiraciones que tuvieron otras personas, aprendo mucho, sean del estilo que sean». Probablemente su preferido sea el palacio del Marqués de Dos Aguas -«es precioso»-, que acostumbra a visitar muy a menudo, pero también el IVAM o el museo de Bellas Artes, entre otros. «Valencia es muy rica en cultura, salgo lleno de ahí. Suelo ir a primera hora, los domingos, y veo las obras tan maravillosas que hay en la ciudad». Por eso le encanta Florencia, donde acaba de contemplar el David de Miguel Ángel. «Admiro la inspiración de las personas que hicieron esas obras. En París he visto el museo del traje, me gusta tanto pensar en lo que estoy observando, en la persona que hizo eso... Disfruto. Intento centrarme en lo que veré en cada museo, todos tienen algo distinto, busco lo que me llene».

Hombre de moda

La 'cara A' de Alfredo Esteve nos muestra un prestigioso indumentarista especializado en ropa masculina y que trabaja con las firmas más prestigiosas del mercado internacional.

Pero no todo su tiempo libre lo pasa solo. Le apasiona salir a comer y disfrutar con amigos, con los que tiene varios grupos gastronómicos. «Para mí es como una cultura, disfrutar del comer. No tiene que ser algo muy especial, puede bastar con una buena verdura o fruta. En cualquier país me ha gustado siempre probar lo típico, nunca he dicho a nada que no, siempre he querido tener la experiencia de ese sabor, una cultura diferente. Me gusta arriesgar con los alimentos típicos de cada sitio, es enriquecedor». Y por supuesto, le encanta lo tradicional de su tierra: «No me quites lo de Valencia, la buena paella, el buen puchero y la tortilla, eso para mí es increíble».

Otra de sus pasiones es la naturaleza. Le gusta perderse por la montaña, especialmente por zonas del interior de la provincia de Castellón. «Disfruto con la vegetación, admiro las zonas verdes. Cuando estoy en un país voy a los jardines botánicos, me gusta pasear por el monte y ver la naturaleza, las flores silvestres, el colorido, las formas, esa variedad». Esteve disfruta con la riqueza natural de la Comunitat -«tenemos mar y montaña, dos de mis debilidades»-, con lugares ideales para relajarse. Además, la lectura y la música también forman parte de su tiempo libre. «A veces cojo un libro más profundo, otras veces libros de mi profesión, de la moda y con la música también varío según el día o la época. Me gusta la clásica, soy amante de los Beatles, tengo todos sus discos de vinilo, y admiro a Michael Jackson, Prince, Madonna... En un concierto siempre me fijo también en el montaje, la inspiración que hay, el equipo que se encuentra detrás para que podamos disfrutar de esa canción...»

Alfredo Esteve asegura adorar a su hermano.
Alfredo Esteve asegura adorar a su hermano. / Irene Marsilla

Adora a su hermana Roseta -«es mi motor, mi guía»- y se identifica con la cultura valenciana. «Soy fallero de Pizarro, en otros países veo que defienden lo suyo y nosotros no lo hacemos, cuando tenemos muchísima riqueza. Deberíamos ser menos ‘meninfots’ y saber vendernos mejor». Además, le apasiona viajar. «He estado en los cinco continentes, el último viaje de placer que hice fue a la India, y con el Taj Mahal ya he visto las siete maravillas del mundo. Me hice una foto en el suelo con la señal de la victoria porque ya lo he conseguido. He visitado más de treinta países, seguro».

Temas

Moda

Fotos

Vídeos