Las Provincias

El toque casual

Mientras no haga demasiado frío, el chaleco acolchado es una buena opción para que prime la comodidad y la libertad de movimientos mientras conseguimos un extra de calidez. Es fácil de conjuntar, pues el chaleco oscuro sobre una camisa blanca queda siempre bien. La combinación de dos tonalidades dentro de la misma gama de color, o incluso atreverse con los contrastes, también suele resultar muy interesante. Importantísimo elegir una camisa slim-fit que se ajuste bien al cuerpo. Los chalecos marcan mucho los hombros y si la camisa resulta demasiado grande, tenderá a hincharse a esa altura. De un tiempo a esta parte, el chaleco deportivo se ha convertido también en el toque justo para un estilo casual aunque nunca descuidado. Para obtener el mejor efecto posible se puede combinar, como en el outfit que os muestro hoy, con una camisa button down y un pantalón chino. Así que ya sabéis: ante los primeros fríos, siempre con chaleco.