Viernes, 11 de mayo de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

neurología
La memoria y sus trastornos
La memoria es una función neurocognitiva que permite registrar, codificar, consolidar, almacenar, recuperar y evocar la información (experiencias, ideas, imágenes, acontecimientos, sentimientos, etc ) previamente almacenada.

La memoria se ha estudiado desde diversos puntos de vista y hay por lo tanto numerosas divisiones, entre las que destacaremos las siguientes:

La memoria a corto plazo es el lugar donde se almacena la información nueva, es un proceso de retención y almacenamiento con capacidad y duración de varios segundos. Supone el uso de la información (verbal o visual) durante un breve periodo de tiempo(20 o 30 segundos) y esta información solo se consolida si se transfiere a la memoria a largo plazo. La memoria a corto plazo y la memoria de trabajo (operativa) son términos que se solapan en ciertos aspectos. La memoria de trabajo es la capacidad para retener la información al mismo tiempo que se trabaja con ella.

Dentro de la memoria a largo plazo puede distinguirse la memoria remota ( recuerdos biográficos, conocimientos generales adquiridos, etc ) de la memoria reciente que oscila entre unos minutos y varias semanas. Ésta consiste en recordar personas, lugares y eventos que han estado involucrados recientemente en la vida de la persona. Guarda temporalmente datos como números telefónicos, qué hemos desayunado esta mañana o cenado el día anterior.

La memoria a largo plazo también puede subdividirse en memoria declarativa y memoria procedimental. La memoria declarativa contiene información acerca de sucesos o episodios fechados espacial o temporalmente (memoria episódica), información referida al conocimiento general (memoria semántica), así como acontecimientos en la biografía personal (memoria autobiográfica). La memoria procedimental permite almacenar información acerca de capacidades, habilidades y estrategias que permiten la adaptación al medio ambiente mediante automatismos, es la memoria del “saber como”. Otra subdivisión incluye la memoria implícita (automática) y la memoria explícita ( requiere un procesamiento consciente, intencional y selectivo)

Los fallos en la memoria pueden surgir a cualquier edad, pero son mas frecuentes a medida que el sujeto avanza en edad. En torno a los 65 años de edad, un gran número de personas comienza a presentar problemas de memoria, y no les da importancia pensando que son consecuencia inevitable del proceso natural de envejecimiento. Experimentar ciertos despistes cotidianos, como olvidar dónde se han puesto las llaves o el monedero, resulta normal. Pero a veces, lo que interpretamos como pequeños descuidos, pueden ser los primeros avisos de patologías serias como la depresión, enfermedad de Alzheimer u otros tipos de demencia.

En el Deterioro Cognitivo Ligero ( DCL), los fallos de memoria se sitúan entre lo que podríamos llamar normal para una persona mayor y una demencia (ej. enfermedad de Alzheimer). Estudios recientes calculan que un 20% de personas mayores de 75 años sufren DCL. Un 15% de los pacientes con DCL se convertirán en demencias transcurrido un año desde el diagnóstico de DCL y este porcentaje se incrementa a un 50% a los 5 años.

Los trastornos de memoria suelen asociarse a ciertas enfermedades mentales y neurológicas. En los trastornos psiquiátricos destaca la depresión.

La depresión, independientemente de la edad de inicio, suele cursar con síntomas cognitivos, sobre todo en la capacidad de atención y en la memoria a corto plazo. Al realizar una exploración neuropsicológica de estos pacientes, solo revelan déficits mínimos. Los trastornos de atención se deben a que la persona está replegada en sí misma y sumida en sus pensamientos depresivos, y como consecuencia de la falta de atención, se ve afectada la memoria. En las personas mayores, las quejas subjetivas de mal funcionamiento mental suelen aumentar, haciendo muy difícil, en ocasiones, el diagnostico diferencial entre depresión y demencia ( seudodemencia depresiva).

Dentro de las enfermedades neurológicas, el síndrome mas común que cursa con problemas de memoria es la demencia. Es un síndrome clínico que supone un deterioro intelectual respecto a un nivel previo, por lo general crónico, pero no necesariamente irreversible ni progresivo. Dicho deterioro implica una afectación de la capacidad funcional del sujeto, suficiente para interferir en sus actividades sociolaborales. Las demencias pueden clasificarse en tres grandes grupos: Las demencias primarias o degenerativas, las demencias secundarias y las demencias combinadas o de causa múltiple

Las demencias primarias o degenerativas son debidas a una alteración intrínseca que afecta al metabolismo neuronal. En la mayoría de ellas se produce un depósito cerebral de material proteico de diversa índole. La más frecuente es la enfermedad de Alzheimer. Otras son la demencia por cuerpos de Lewy difusos, el grupo de las demencias fronto-temporales, así como las demencias de inicio focal en las que existe un déficit selectivo o predominante. Otras enfermedades neurológicas degenerativas, como la enfermedad de Parkinson, pueden presentar demencia a lo largo de su evolución.

Las demencias secundarias son producidas por algún proceso patológico intra o extracerebral de causa definida no degenerativa. Dentro de este grupo se encuentran las demencias potencialmente reversibles (total o parcialmente).En ellas la disfunción o pérdida neuronal obedece a causas externas al metabolismo neuronal. A este nivel hemos de diferenciar entre demencias vasculares, esto es, aquellas debidas a lesión de los vasos sanguíneos cerebrales o consecuencia de un infarto cerebral estratégico en alguna zona especialmente crítica para el funcionamiento cognitivo, y un segundo subgrupo heterogéneo que incluye las demencias relacionadas con alteraciones del líquido cefalorraquídeo, tumores, infecciones, enfermedades metabólicas, carencias vitamínicas, sustancias tóxicas, medicamentos, traumatismo craneales, enfermedades desmielinizantes, epilepsia y trastornos psiquiátricos.

Los trastornos de la memoria son diversos y las enfermedades en las que aparece son numerosas y variadas. Es fundamental realizar un diagnóstico correcto y precoz puesto que, en algunos casos, la causa del problema es reversible y tratable y, en los restantes, el tratamiento tendrá mayor beneficio si se realiza en las etapas iniciales de la enfermedad. Sería recomendable que el diagnóstico fuera realizado por un equipo multidisciplinar ( neurólogo, neuropsicólogo, psiquiatra, etc...) puesto que como hemos visto hay que hacer un diagnóstico diferencial y luego un tratamiento específico para los distintos problemas y síntomas.

Pablo López Muñoz

Neurólogo

Eduardo Alapont Pérez

Psiquiatra

Sara Villalba Agustín

Neuropsicóloga


Unidad de Trastornos de la Memoria

Instituto Valenciano de Neurociencias.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS