Viernes, 16 de febrero de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

alimentación
Interés nutricional de la leche de almendras
La leche de almendras es una bebida preparada a base de almendra molida y agua. Por ello, además del aporte de agua (agradable de tomar tanto en frío o en caliente) sus propiedades nutricionales son consecuencia directa de la composición de la materia prima: la almendra.

A pesar de su nombre su aspecto, el interés de este alimento no es el de los alimentos reconocidos en el grupo de los lácteos, ya que el aporte de nutrientes y por tanto el efecto sobre la salud del consumidor, es complementario pero no alternativo.

Sus principales propiedades saludables, en base a su composición son:

– Es un alimento muy adecuado en etapas de crecimiento, como la infancia, por sus proteínas (11-13%) que contribuyen al aporte de aminoácidos esenciales y complementan bien a otras fuentes proteicas de la dieta.

– Lípidos (9.5-11.5%). Los lípidos de la almendra son esencialmente insaturados, destacando la presencia de ácido oleico y el ácido linoleico, precursor de la serie omega-6 y esencial para la síntesis de compuestos reguladores que participan en el equilibrio de funciones como: presión sanguínea, vasodilatación, ritmo cardiaco. Su déficit produce retrasos en el crecimiento, enfermedades de la piel y alteraciones nerviosas. Además, mantienen la adecuada relación entre el colesterol HDL y el LDL. En base a ello, la leche de almendras es un buen alimento para mejorar la función endotelial y así, prevenir el riesgo cardiovascular y de patologías isquémicas.

– Carbohidratos (55-60%). Por su naturaleza, le hacen una excelente fuente de energía. Además, destaca la presencia de fibra dietética (5%), tanto insoluble como soluble que le otorgan efectos saludables como: mejora de la sensibilidad a la insulina, hipocolesterolemiante y facilitan el crecimiento de la flora intestinal, con efecto prebiótico de gran interés para los sistemas defensivos del consumidor, así resulta ser alimento de ayuda para la prevención de diversas patologías infecciosas.

– Aporta minerales: calcio, fósforo, potasio y magnesio, siendo un buen alimento para el control y prevención de la hipertensión arterial.

– Fuente considerable de vitaminas liposolubles A y E y contribuye al aporte de algunas vitaminas del grupo B

Por todo ello es un alimento a considerar como buen componente de una dieta equilibrada colaborando en conseguir un adecuado estado nutricional y en la prevención de patologías relacionadas con la dieta.

Mª Dolores Silvestre Castelló

Universidad Cardenal Herrera-CEU

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS