Jueves, 4 de enero de 2007
Registro Hemeroteca

en

C. VALENCIANA

INMIGRACIÓN
La renovación de ‘papeles’ colapsa la única comisaría que toma huellas a los extranjeros
Las empresas piden que los inmigrantes no tengan caducadas sus tarjetas de identidad
La única comisaría de Valencia que toma las huellas dactilares a los extranjeros para sus documentos se encuentra colapsada. La alta cantidad de renovaciones y problemas del sistema de cita previa llevan a cientos de personas a pasar incluso hasta más de 10 horas en cola. Los inmigrantes necesitan sus tarjetas nuevas para trabajar.
La comisaría de Patraix, la única de Valencia que toma las huellas dactilares a extranjeros para sus documentos de identidad, se encuentra colapsada. Varios cientos de personas acuden cada día a las instalaciones policiales para intentar hacer sus trámites. Algunos pasan más de 10 horas en cola e incluso las esperas pueden llegar a prolongarse hasta 14 horas.

En los últimos meses ha ido incrementándose el volumen de trabajo en esta comisaría. Para renovar cualquier documento de identificación de extranjero hay que pasar por estas instalaciones y, desde el pasado verano, se ha incrementado la cantidad de trámites con la caducidad de los permisos que fueron obtenidos en el segundo semestre de 2005, tras el proceso de regularización extraordinaria a que accedieron 46.000 personas en la provincia de Valencia.

Tan sólo otras tres comisarías de la provincia, las de Alzira, Gandia y Sagunto, toman huellas a inmigrantes, aunque “la gran mayoría de la gente prefiere ir a la de Valencia”, según fuentes policiales.

Retraso de citas
Uno de los factores que incrementa la presencia de inmigrantes en cola es lo que tarda en llegar la cita de la policía.

En primer lugar, la Delegación del Gobierno comunica al interesado que su solicitud ha sido aprobada, un proceso que está cumpliendo en un plazo aceptable de como máximo tres mes. Entonces, debe pagar unas tasas en el banco y esperar a recibir una carta con la cita para ir a imprimir las huellas.

“Han pasado más de tres meses y no me ha llegado la cita. Así que vengo porque necesito la tarjeta”, explicó Casandra, un joven ecuatoriana que hacía cola ayer.

Esfuerzo policial
La plantilla de Patraix aumentó y se amplió el horario de atención, ya que antes sólo se hacían trámites por las mañanas. Fuentes policiales destacaron que se hace “un gran esfuerzo”, que es reconocido por las asociaciones de inmigrantes.

Otro problema es que muchas empresas y gestores exigen, para firmar o renovar contratos, que el trabajador inmigrante no tenga caducada su tarjeta de identificación (TIE, el equivalente al DNI en el caso de los extranjeros). “Si está caducada no te hacen el contrato”, lamentó José, otro latinoamericano que esperaba a ser atendido.

Fuentes policiales recordaron que la tarjeta caducada y la solicitud de su renovación “es suficiente para los contratos”.

Muchos inmigrantes se sienten intranquilos al tener sus tarjetas caducadas. Por ejemplo, si las tienen en vigor no necesitan autorización de retorno si salen de España.

Desde la Jefatura Superior de Policía recordaron que no se abre ningún expediente de expulsión a quien esté en proceso de renovar papeles.

phuguet@lasprovincias.es

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS