Sábado, 18 de noviembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Castellón
El ADN vincula a un mendigo ahorcado en Logroño con el asesinato de Culla
La Policía Nacional confirma que en el lugar del crimen se hallaron sus huellas
El ADN de un mendigo que apareció ahorcado hace dos años y medio en Logroño es el mismo que apareció en el lugar del asesinato del naturópata de Castellón ocurrido medio año antes. No obstante, a falta de conocer la identidad de esta persona, que fue hallada sin documentación, no se ha logrado aún esclarecer el caso.
Un mendigo sin identificar, cuyo cadáver apareció ahorcado hace más de dos años y medio, en febrero de 2004, podría estar implicado en el brutal asesinato del médico naturópata de Castellón, Manuel Culla, ocurrido en agosto de 2003.

El cadáver de este hombre apareció seis meses después del crimen de Castellón en el interior de una caseta de campo, junto a la carretera del barrio logroñés de El Cortijo, en avanzado estado de descomposición.

El cuerpo correspondía a un varón de unos 40 años, 1,75 metros de altura, 75 kilos de peso de complexión normal y cabello liso de color castaño y canoso. Curiosamente en una de sus manos portaba un anillo tipo sello donde aparecía la inscripción Victria di Grabrtt Itt Reahgina Fid del Inp .

Ante la imposibilidad de identificar a este hombre, ya que no llevaba encima ningún tipo de documentación, la policía tomó sus huellas y muestras de ADN, que fueron remitidas a la Sección de Antropología de la Comisaría General de Policía Judicial en Madrid.

Seis meses antes esta misma Comisaría había recibido las huellas y restos de ADN encontrados en el escenario del asesinato de Manuel Culla. El naturópata de Castellón fue hallado muerto en su domicilio de la calle Enmedio por sus familiares, quienes le encontraron maniatado, estrangulado y con un fuerte golpe en la cabeza.

Posteriormente, se detuvo a un hombre como el presunto autor de este asesinato que, no obstante, fue puesto en libertad tras ingresar en prisión al considerar el juez que las pruebas periciales y de ADN eran insuficientes para implicarle en este asesinanto. “En el lugar del crimen sólo se encontró un tipo de ADN que era desconocido”, afirmó ayer el defensor de este procesado.

El juzgado consideró tres años después del asesinato que con las pruebas practicadas no resultaba suficientemente acreditada la participación del hasta ahora único acusado.

El mismo ADN
En la Comisaría General de la Policía Judicial de Madrid se logró finalmente identificar el ADN recogido en el escenario del asesinato de Manuel Culla como el perteneciente al mendigo que apareció ahorcado meses después en Logroño. No obstante, tal y como explicó el letrado castellonense, el caso sigue aún así sin aclararse.

Cuerpo sin identificar
“No se ha logrado identificar quién era esta persona ni qué relación tenía con Manuel Culla ni con los familiares”, explicó. De hecho, el juez encargado del caso archivó provisionalmente la investigación sobre la autoría de este brutal crimen a falta de nuevas pruebas que aportasen más luz sobre lo sucedido. “Esta vinculación es un nuevo hilo de investigación que esperamos que pueda aclarar lo que pasó”, dijo el abogado.

No obstante dos años y medio después de la aparición del cadáver en Logroño no se ha logrado identificarlo, por lo que las esperanzas para esclarecer este extraño caso se están apagando. “Si algún día se le logra identificar será cuando esperaremos que se aclare todo lo sucedido”, concluyó el letrado.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad