Ximo Puig sondea a la exministra Carmen Alborch para que presida el PSPV

Carmen Alborch saluda a Teresa Fernández de la Vega en presencia de Leire Pajín y Bernat Soria. / J. Monzó
Carmen Alborch saluda a Teresa Fernández de la Vega en presencia de Leire Pajín y Bernat Soria. / J. Monzó

La excandidata a la alcaldía de Valencia, retirada de la primera línea política, sería el referente moral de la nueva dirección

FERRIOL MOYA VALENCIA.

Ximo Puig busca presidente para la nueva dirección del PSPV. La ilicitana Teresa Sempere no continuará en el cargo y el secretario general de los socialistas valencianos necesita una figura con cierto ascendiente político, que pueda compensar la composición de una dirección obligada a renovarse y rejuvenecerse. Y la elegida es Carmen Alborch. El secretario general de los socialistas valencianos ha ofrecido a la exministra de Cultura, excandidata a la alcaldía de Valencia y escritora la presidencia del PSPV. Las fuentes consultadas por este diario aseguran que Alborch, apartada de la primera línea política, estaría sopesando la oferta de Puig.

Alborch (1947) abandonó la primera línea de la actividad política en enero de 2016, cuando dejó su escaño en el Senado. Ministra de Cultura con Felipe González (1993-1996), diputada nacional durante tres legislaturas, senadora y candidata a la alcaldía de Valencia en 2007 -obtuvo 12 concejales (los mismos que Rafael Rubio cuatro años antes) frente a los 21 que logró Rita Barberá-. Su carrera como escritora de éxito arranca en 1999 con 'Solas' y se ha prolongado con distintos libros.

Alborch es la persona a la que ya acudieron en su día otros líderes del PSPV como Pla y Alarte

El fichaje de Alborch, de producirse, situaría en un puesto honorífico como es la presidencia del PSPV a uno de los referentes que le quedan a ese partido y que remonta a una de las etapas de Gobierno del PSOE. A la exministra se le vio en este proceso de primarias apoyando la candidatura de Ximo Puig. Alborch es persona de la máxima confianza de Ciprià Ciscar -otro de los referentes socialistas cercanos al secretario general del PSPV-.

La apuesta de Puig por Alborch, además de situar a una mujer en el puesto de máxima responsabilidad de la dirección -aunque sin capacidad política real- reforzaría el perfil feminista y nacionalista del partido. Alborch ha sido una persona a la que los secretarios generales del PSPV han acudido en distintas etapas. Lo hizo Ignasi Pla en 2007, cuando la situó como cartel electoral para el consistorio del cap i casal, y lo volvió a hacer Jorge Alarte, que la propuso como candidata para las elecciones generales.

La exministra goza de merecida reputación en el socialismo valenciano precisamente durante su etapa como titular de Cultura, aunque en esa época aún no militaba en el PSPV. Doctora en Derecho y decana de esa Facultad en la Universitat de València, fue directora general de Cultura de la Generalitat y directora del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) antes de ser nombrada ministra. Todo ese currículum, difícilmente igualable por otros cargos del partido, es el que la convertirían, de asumir la presidencia del PSPV, en una referencia moral para la nueva dirección.

De la composición de la nueva ejecutiva socialista apenas han trascendido unas pocas pistas. Se sabe que José Muñoz y Toñi Serna se 'disputan' la secretaría de Organización, que Jorge Rodríguez y Carlos Fernández Bielsa ocuparán puestos destacados, que Puig no señalará heredero y que está en el aire el puesto del responsable de organizar la coordinación entre Consell y partido.

Con todo, falta por dilucidar las concesiones que Puig hará a los sectores que apoyaron a Pedro Sánchez en las primarias federales -como el lobby 3.0 de Carmen Martínez y Bartolomé Nofuentes o la corriente Izquierda Socialista- en la nueva dirección del PSPV.

Fotos

Vídeos