La vicepresidenta Mónica Oltra se va otra vez de viaje, ahora una semana a Oriente Medio

La portavoz del Consell en una comparecencia.
La portavoz del Consell en una comparecencia. / Damián Torres

La responsable, que se desplaza con personal de Cooperación y su jefe de prensa, se perderá la sesión de control y el Pleno del Consell

A. RALLO y J. C. FERRIOLValencia

La vicepresidenta Mónica Oltra ha intensificado notablemente su actividad internacional con la llegada de los meses de verano. El pasado viernes, de nuevo, volvió a hacer la maleta. Seguramente no fuera suficiente el equipaje de mano. En esta ocasión, el viaje, que comenzó el 1 de julio, no terminará hasta el próximo sábado. Llama la atención el destino: Oriente Medio. Oltra ha sido invitada por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA) en Oriente Medio, para conocer el trabajo que se está haciendo en esta zona con colectivos que tienen una "vulnerabilidad añadida" como son la infancia, las personas con problemas de salud mental y las mujeres. En la expedición también figura su jefe de prensa y un miembro de la Dirección General de Cooperación y Solidaridad. El coste para las arcas públicas es de 2.800 euros.

Existen varias circunstancias significativas alrededor del viaje a Oriente Medio. Por un lado, se 'pierde' la sesión de control en Les Corts y el próximo Pleno del Consell.

Coincide el evento, además, con otra reciente ausencia en la Comunitat, otra vez de una semana, a mediados de junio. Entonces, Oltra realizó un tour por Bruselas, Estrasbrugo y Luxemburgo aparte de visitar algunas instituciones europeas. El PP criticó ese viaje porque consideraba que una semana era excesivo. Pero también su estancia en el Norte de Europa se solapa con los momentos más delicados en su etapa como consellera. Justo tras la polémica por la gestión de los centros de menores y que Oltra se viera en dificultades para dar explicaciones convincentes en ruedas de prensa.

La diputada popular María José Catalá señaló que Oltra debía explicar en Les Corts si había conseguido algo de su viaje porque de no ser así advirtió: «Las vacaciones para oxigenarse se las tiene que pagar ella».

En el pasaporte de Oltra también figuran otros apuntes polémicos. Por ejemplo, una de sus primeras salidas como consellera. Fue a Grecia para ofrecer su ayuda en la asistencia a refugiados, una materia en la que carece de competencia. Más tarde, se firmó un acuerdo con Balearia en el que la empresa fletaba un barco para traer un millar de desplazados sirios a la Comunitat. De todo esto, nunca más se supo. Además, tal y como denunció LAS PROVINCIAS el pasado mes de marzo, el Consell diseñó un plan de actuación en el que ofrecía polideportivos en uso, casas en reformas y centros de día ocupados por ancianos como algunos de las futuras residencias para los perjudicados.

Fotos

Vídeos