Valencia vive el referéndum de Cataluña con tres concentraciones

La concentración de la mañana se llenó de banderas españolas. / manuel molines

Las protestas derivan en quejas contra el equipo de Gobierno del ayuntamiento y gritos de Rajoy dimisión

A. G. R./Á. S. VALENCIA.

Tres convocatorias concentraron ayer la atención en el centro de la ciudad de Valencia. No hubo que lamentar incidentes en ninguna de ellas. La plaza del Ayuntamiento de Valencia se llenó a las doce del mediodía de banderas españolas y algunas Senyeras. Se trataba del acto convocado por el partido de extrema derecha España 2000. Una caravana de motoristas y vehículos de la organización llegó algo más tarde, alrededor de las 12.15. Hubo gritos en defensa de la unidad de España, pero también críticas al Gobierno municipal. «Este Ayuntamiento es separatista», gritaban mientras dirigían su mirado al balcón del Consistorio. También el alcalde Joan Ribó fue blanco de los mensajes: «Ribó no te enteras, esta es la bandera». Los cientos de asistentes al acto terminaron exponiendo una enseña gigante sobre la calzada. El himno de la Comunitat sonó en varias ocasiones.

Más información

A la misma hora, pero en diferente lugar, en la plaza del Carmen, se congregaba otro grupo, pero con una sensibilidad diferente. Unas trescientas personas acudieron al lugar convocados por Antifeixistas del País Valencià. No estaba previsto que el encuentro se convirtiera en manifestación. Los asistentes llevaban esteladas, así como Senyeras, banderas republicanas valencianas, antifascistas o feministas. La concentración transcurre en un clima de total normalidad, con música incluida. Dos agentes de la Policía Nacional vigilaban el acto. La reunión se celebró a poco más de un kilómetro de la plaza del Ayuntamiento, cerrada en estos momentos al tráfico.

La concentración más multitudinaria quizá fue la de la tarde. A las 18.30 horas, otra vez en la plaza del Ayuntamiento se reunieron los partidarios de la consulta bajo el paraguas de la organización Plataforma pel Dret a Decidir. Llama la atención la importante cantidad de gente joven que secundó esta protesta, aunque también esta circunstancia se repetía en la concentración por la unidad de España. En la sesión vespertina arreciaron las críticas contra Mariano Rajoy al que directamente le reclamaron su dimisión. Gritos como «la policía tortura y asesina» o «fuera las fuerzas de represión» se repitieron a lo largo de la marcha con mayor o menor intensidad ante la mirada de algunos turistas sorprendidos de la ruidosa marcha.

El análisis del portavoz de la organización se resume en que lo acontecido en Cataluña supone una victoria del pueblo y una derrota de Rajoy, que envió a la policía para reprimir lo que se intuía como un día de fiesta para los catalanes.

Fotos

Vídeos