Valencia sufre de nuevo el agravio y no recibe ayudas al transporte público

Parada de la EMT. / d. t.
Parada de la EMT. / d. t.

Madrid tendrá 127 millones y Barcelona otros 109 mientras el cap i casal se queda sin nada pese a crear la Autoridad Metropolitana

PACO MORENO VALENCIA.

El Gobierno ha dejado fuera un año más a Valencia de las ayudas estatales que se conceden al transporte público metropolitano pese a contar con una cantidad global de 283,69 millones de euros en los Presupuestos Generales del Estado. La medida causó una rápida indignación y sorpresa en el Ayuntamiento y la Generalitat, dado que se cumplen las condiciones requeridas para recibir las subvenciones, tras la creación de la Autoridad Metropolitana del Transporte. Este ejercicio se habían solicitado 38 millones para desarrollar la EMT y Metrovalencia en el área metropolitana y, entre otras iniciativas, facilitar la unificación tarifaria.

El president Ximo Puig calificó la decisión de «intolerable» al recordar el compromiso que le expresó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, además del propio presidente Rajoy, según comentó nada más conocer los detalles de las cuentas del Gobierno para este año.

Frente a esta situación, la Autoridad del Transporte Metropolitano de Barcelona recibirá 109 millones de euros, la Comunidad de Canarias un total de 48 millones y el Consorcio Regional de Transportes de Madrid alcanzará los 127 millones. El alcalde de Valencia, Joan Ribó, habló del «agravio» que suponen estas cuentas y pidió al Partido Popular y Ciudadanos a que rectifiquen el proyecto antes de su aprobación definitiva en el Congreso.

Puig habla de «ignominia» y pide al Gobierno que rectifique para conceder las subvenciones La entidad gestora de la Marina acabará el año con fuertes pérdidas por el efecto de la deuda

El delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, justificó la ausencia de estas ayudas pidiendo que se vean las cifras «en conjunto» y no sólo realizando un análisis «parcial» tras el anuncio del Gobierno de acelerar el proyecto y obra del canal de acceso, el túnel pasante y la estación Central diseñada por el arquitecto César Portela.

De poco sirvió esta circunstancia, dado que la inclusión de Valencia en lo que antes se conocía como contrato-programa se considera esencial para fomentar el transporte público de la capital y el resto de la comarca de l'Horta. La portavoz municipal socialista, Sandra Gómez, afirmó por su parte que a «Valencia no se la respeta», para recordar que la Generalitat creó la Autoridad Metropolitana del Transporte para tener una cobertura legal con la que recibir las subvenciones.

«Los valencianos tendremos que costearnos íntegramente el transporte», subrayó Ribó, para añadir que el metro de Sevilla recibirá seis millones y medio, y el de Málaga otros cinco millones y medio, en aportaciones anuales. «¿Valencia? Cero euros. Para Rajoy, la línea 10 es prescindible», añadió.

El agravio al transporte metropolitano ha sido uno de los recursos habituales de los últimos años para criticar la falta de financiación estatal, precisamente en una materia tan sensible como la de aumentar la oferta a los ciudadanos de una red de transporte alternativa a los atascos de tráfico que se registran a diario en los accesos a Valencia.

El president Puig tuvo palabras muy gruesas y habló de que «otra vez se margine de una manera absolutamente injusta al área metropolitana de Valencia, que es la única que no cuenta con el apoyo del gobierno». El jefe del Consell señaló que desde «Les Corts y el gobierno valenciano haremos todas las iniciativas que sean oportunas, pero exijo ya inmediatamente a esos grupos que apoyan estos Presupuestos Generales que rectifiquen de manera inmediata, porque si no son corresponsables de la ignominia».

Consorcio Valencia 2007

Otro de los apartados de los Presupuestos Generales del Estado son las cuentas de órgano gestor de la Marina de Valencia. El Consorcio Valencia 2007 recibirá una aportación directa del Gobierno de 1,29 millones de euros, la misma cantidad que el pasado año e idéntica a la prevista en 2019.

La entidad se encuentra en una situación más que complicada debido a la deuda que ahoga las cuentas. En las cuentas que se presentan en el documento publicado ayer, dado que el Gobierno participa al 50% en el consejo, se indica que la cifra de negocios por concesiones y alquileres de amarres ascenderá a 5,97 millones de euros, mientras que el resultado final de la entidad será negativo por valor de 25 millones de euros.

Esto se debe a la suma de las amortizaciones de los préstamos, pagados por el Tesoro con el aval del Instituto de Crédito Oficial. En total, el Consorcio adeuda 465 millones de euros, una cantidad sobre la que el Ayuntamiento y la Generalitat piden una condonación total, para que el Estado asuma el coste de las obras para la Copa América de vela.

Fotos

Vídeos