El TSJ tumbó hasta cuatro veces el recurso de Rodríguez como alcalde contra la tasa de basuras

El presidente de la Diputación de Valencia, el socialista Jorge Rodríguez. / Juan j. monzó

El PP afirma que las resoluciones del tribunal acreditan su denuncia contra el presidente de la Diputación por prevaricación

J. MOLANO VALENCIA.

Ni una, ni dos, ni tres, sino hasta cuatro veces ha rechazado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) el recurso interpuesto por Jorge Rodríguez, actual presidente de la Diputación de Valencia, como alcalde de Ontinyent contra la institución provincial en tiempos del PP. ¿El motivo? La aprobación por parte de la corporación provincial del padrón fiscal de la tasa por prestación del servicio de transferencia, transporte, valorización y eliminación de residuos urbanos.

El Ayuntamiento de Ontinyent ya ha visto com el TSJCV ha tumbado sus recursos ante el contencioso administrativo entre 2011 y 2014, ambos años incuidos. El consistorio reclamó en todas las ocasiones una gestión propia de los residuos generados en su término municipal al margen de la que realizaba el consorcio del Plan Zonal de Residuos al que quedó adscrito por mandato del Plan Integral de Residuos que impulsó la Generalitat Valenciana.

El último fallo del TSJCV al respecto se dio el pasado mes de marzo y corresponde al recurso interpuesto por el ayuntamiento del municipio en 2012. El tribunal argumenta, entre otras cosas, la desestimación del recurso en que «parece lógico suponer que que cada municipio puede gestionar la recogida y transporte de sus residuos urbanos, pero va contra la economía de recursos y el desarrollo sostenible el no coordinarse para el conjunto tratamiento y eliminación de dichos residuos, como establece la ley 10/2000». Asimismo, se le obliga a pagar las costas procesales.

En el PP, tras conocer la sentencia del TSJCV notificada a la Diputación, aseguraron que ésta refuerza la denuncia que han interpuesto contra Jorge Rodríguez por prevaricación y malversación. Los populares han llevado ante los tribunales la decisión de Rodríguez como presidente de la institución provincial de suspender el proceso de cobro de los recibos por la recogida y tratamiento de residuos sólidos urbanos en el municipio que preside, con el consiguiente quebranto en caja generado en el Consorcio V5, al que pertenece la localidad de Ontinyent, y que es el que agrupa a la totalidad de municipios de esa zona. Que Ontinyent -el municipio del que Rodríguez es alcalde- dejara de pagar esa tasa a la Diputación que preside él mismo, trascendió a raíz de las quejas presentadas por otros dos ayuntamientos pertenecientes al mismo consorcio, Llosa de Ranes y Genovés, que son las que permitieron comprobar que, al mismo tiempo que la Diputación no cobraba a Ontinyent, sí que había incrementado los recibos a otros municipios «entre unos céntimos y hasta cuatro euros».

El argumento del municipio de Rodríguez respecto a la caducidad del convenio debería de haber derivado en que ninguno de los más de 90 municipios que forman parte del consorcio pagara sus recibos. Pero la Diputación, que es la institución encargada del cobro, únicamente decidió dejar de cobrárselos al ayuntamiento que dirige Rodríguez.

Desde el entorno de Rodríguez dan carpetazo al asunto de la tasa de basuras porque entra dentro de la batalla legal que mantenía el Ayuntamiento de Ontinyent contra el gobierno del PP. Consistorio que, recalcan, ya forma parte del Plan de Residuos de la Vall d'Albaida porque el nuevo Ejecutivo ha aceptado las condiciones que el consitorio requería.

Además, aseguran que los populares no van a tapar con su denuncia «toda la podredumbre que tienen» en la Diputación, donde «el 50% de sus diputados tienen problemas con la justicia, en Púnica, Ciegsa, Imelsa y Taula». Por otra parte, agregan que no les ha llegado la denuncia y que no saben «a quién han denunciado porque el presidente, Rodríguez, no firmó nada, ya que se trata de un tema muy técnico».

Fotos

Vídeos