El tripartito admite el arranque viciado de À Punt tras las polémicas contrataciones

Enrique Soriano y Empar Marco durante la presentación de la imagen de À Punt. / Damián Torres
Enrique Soriano y Empar Marco durante la presentación de la imagen de À Punt. / Damián Torres

Compromís, Podemos y PSPV critican el proceso que dirige el Consejo Rector al constatar que la mayoría de los empleados del ente son ex de RTVV

A. CERVELLERA VALENCIA.

La publicación de las bolsas de trabajo provisionales de À Punt, la nueva radiotelevisión valenciana, que confirma que de los más de 600 empleados que tendrá el nuevo ente más de el 90% serán extrabajadores de RTVV, ha obligado a los partidos que firmaron el Pacte del Botànic a hacer autocrítica respecto a la ley que aprobaron junto a Ciudadanos y a admitir fallos en el arranque de los medios públicos.

La norma que desarrolló principalmente Podemos quiso reconocer los privilegios de los que formaron parte de la plantilla de la extinta radiotelevisión pero no fijó ningún porcentaje (ni mínimo ni máximo) de ex que se integrarían en el nuevo proyecto. Además, la ley dejó total independencia a los miembros del Consejo Rector para la toma de decisiones. Una situación que en el proceso de selección de personal que está llevando a cabo el máximo órgano de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (CVMC) ha permitido que se den excesivos privilegios a los antiguos empleados, lo que ha provocado que ni otros profesionales del sector ni las nuevas generaciones puedan acceder a las bolsas de trabajo.

Los partidos de izquierdas coincidieron en señalar deficiencias tanto de la ley que rige À Punt como del proceso de selección. César Jiménez, portavoz adjunto de Podemos en Les Corts, quiso hace autocrítica respecto a la ley que su partido se encargó de redactar y luego negociar con el resto de grupos parlamentarios. Jiménez aseguró que los datos que reflejan que más del 90% de las personas admitidas en À Punt son extrabajadores de RTVV «no son óptimos» y recalcó que todos los partidos coincidían en que era necesario combinar «experiencia y juventud». Una voluntad que no se plasmó en la norma de una forma clara y que el diputado admitió «es evidente que de momento no lo estamos consiguiendo».

Mata cree que el Consejo Rector «ha cerrado la puerta a una generación de periodistas» El recurso de la Unió de Periodistes podría paralizar la reapertura de la radiotelevisión

Jiménez, que incidió en que el proceso ha sido complicado tanto desde el punto de vista político como judicial, fue más allá de las críticas e instó al Consejo Rector a tomar medidas para revertir la situación. Podemos también anunció que iniciarán un proceso de reflexión para hacer un balance respecto al arranque de À Punt y, a partir de ahí, se determinarán que iniciativas se llevarán a cabo. Pese a ello desde el partido morado se siguió defendiendo que el objetivo principal de la ley se está cumpliendo y remarcaron que no se «arrepienten» de su aprobación.

Los socialistas también apostaron por evidenciar las carencias del arranque de À Punt pero fueron mucho más contundentes que Podemos. Manolo Mata, portavoz del PSPV en Les Corts, quiso distanciar a su partido de las carencias de la ley al recordar que ya advirtieron de esta situación y señaló directamente al partido morado al subrayar que había «otras fuerzas comprometidas con una situación preexistente». Mata lamentó que «hoy por hoy no hay otra situación que los tribunales» y afirmó que las bolsas «se ajustan a la ley» aunque cierren «la puerta a una generación de periodistas y otros profesionales que, por razones ideológicas o generacional, nunca han podido estar en el servicio público de radiodifusión».

Desde Compromís la crítica fue más suave pero fue muy significativa al ser una de las primeras veces en las que la coalición valora la puesta en marcha de À Punt. Fran Ferri, síndic de Compromís, indicó que el espíritu era que hubiera «una combinación de experiencia y personas más jóvenes» y, pese a que no descartó la posibilidad de modificar la ley, insistió en que este es un tema «complicado». Ferri recalcó que «el Consejo Rector hace lo que hace en base a una ley. «Yo no soy Consell Rector y yo lo haría distinto, pero respeto su decisión porque es lo que ha decidido», puntualizó el diputado, que incidió en que espera que esta situación se pueda revertir.

Pendientes del recurso

Los excesivos privilegios de los extrabajadores en el proceso de selección llevó a la Unió de Periodistes a presentar un recurso contencioso-administrativo al considerar que se han vulnerado principios constitucionales. En este recurso también se reclamó la paralización del proceso y, si este es finalmente admitido por el juez, podría hacer saltar por los aires toda la reapertura. Además, ha surgido una plataforma (Àmb Joves) que reclama que existan posibilidades reales para acceder a las bolsas de trabajo para las nuevas generaciones. La situación actual podría revertirse cuando se convoquen las bolsas definitivas ya que en la actualidad solo se han aprobado las temporales para poder llevar a cabo el arranque de À Punt.

Fotos

Vídeos