La tensión política repercute en la economía española

La tensión política repercute en la economía española

La crisis de Cataluña, si se prolonga, podría tener un coste de ocho décimas de PIB, según algúnos análisis

D. VALERA

La crisis de Cataluña, si se prolonga, podría tener un coste de ocho décimas de PIB, según algunos análisis:: d. valeramadrid. Cataluña representa casi el 20% del PIB de España. Es la principal comunidad autónoma receptora de turistas internacionales con 17,9 millones de llegadas en 2016 (el 23,8% del total). Representa la cuarta parte de las exportaciones nacionales con 65.000 millones de euros el pasado ejercicio. También es la región que más importaciones realiza, con un 28% del total. Por todos estos datos es evidente que las sacudidas que sufre la economía de Cataluña tendrán un importante reflejo en la evolución del crecimiento de España. Un secreto a voces que el Fondo Monetario Internacional (FMI) se encargó el viernes de advertir.

«Las tensiones prolongadas y la incertidumbre relacionada con Cataluña podrían pesar sobre la confianza y las decisiones de inversión», señaló Andrea Schaechter, la economista jefe del organismo internacional encargada de evaluar la situación de España. De hecho, por primera vez en los informes del FMI el «independentismo regional» aparece como uno de los factores de riesgo para la economía española.

De momento, ni el Gobierno ni ninguna institución han revisado las previsiones de crecimiento del PIB, situadas todas alrededor de un 3% para este año. Sin embargo, algunos centros de estudios de organizaciones privadas manejan en sus análisis que la crisis de Cataluña, si se prolonga, podría tener un coste de ocho décimas de PIB. Un impacto que se trasladaría también a 2018.

De hecho, los efectos de la tensión que se han vivido estos últimos días ya se ha notado en el comportamiento de los mercados. El Ibex se dejó esta semana un 1,88% de su valor. Incluso el miércoles vivió su peor jornada desde el ‘brexit’, con un retroceso del 2,85%. Este mal comportamiento ha estado condicionado por las caídas de las compañías catalanas, especialmente de Colonial, que con una bajada del 7,67% lideró las pérdidas semanales, pero también de los bancos Sabadell (-6,25%) y Caixabank (-3,77%), entre otros valores.

Asimismo, la prima de riesgo de España también ha vivido unos días convulsos llegando a escalar 20 puntos hasta los 135 enteros, aunque el viernes se relajó sobre los 122 puntos. Por su parte, la rentabilidad del bono a diez años también se elevó al 1,8%, la cifra más alta desde marzo en un síntoma de que los inversores observan con preocupación los acontecimientos de Cataluña. Un nerviosismo que podría aumentar si la situación se prolonga y afecta al hasta ahora sostenido crecimiento económico. De hecho, el Tesoro colocó el pasado jueves 4.600 millones en deuda a largo plazo a mayores tipos de interés. Un aviso para navegantes.

Fotos

Vídeos