Susana Díaz se desmarca de Puig y rechaza que haya una quita de deuda autonómica

Ximo Puig y Vicente Boluda ayer antes de iniciar la reunión del presidente con AVE en Alicante. / EFE/MORELL
Ximo Puig y Vicente Boluda ayer antes de iniciar la reunión del presidente con AVE en Alicante. / EFE/MORELL

El Ejecutivo andaluz coincide con la iniciativa de los barones del PP de que se negocie primero un nuevo sistema de financiación

F. R./AGENCIAS VALENCIA/SEVILLA.

La presidenta del Gobierno andaluz, Susana Díaz, dejó ayer en evidencia a su homólogo valenciano, Ximo Puig, con quien se comprometió en febrero de 2016 en ayudarle a reclamar la deuda histórica. El Ejecutivo andaluz vino ayer a dar la razón a los barones del PP, con quienes el lunes se comprometió el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en no ejecutar quita alguna a la deuda de las Comunidades Autónomas.

El portavoz del Ejecutivo andaluz, Juan Carlos Blanco, rechazó una quita de la deuda a las comunidades autónomas y alertó de que podría ser una excusa del Gobierno central para «no hacer los deberes», que resumió en mejorar los recursos de las autonomías porque la mayor parte están infrafinanciadas. También descartó que haya una reestructuración de la deuda. Lo que reclama es que se avance en el nuevo sistema de financiación.

«Lo que tiene muy claro el Gobierno andaluz es que el Gobierno de la nación y el PP no pueden utilizar como excusa esa reestructuración de la deuda para no hacer los deberes donde corresponde, que es en la financiación de los recursos», aseguró el portavoz del ejecutivo regional, Juan Carlos Blanco, tras la reunión del Consejo andaluz.

La reestructuración puede ser una excusa para no reformar la financiación, dice el Gobierno andaluz «Hay que hablar de la financiación y después, de la quita o de reestructurar la deuda», defiende el PP

Insistió Blanco en que si el debate se centra «en hablar de esa reestructuración -que no quita ni condonación-, nos vamos a desviar del centro principal de la reivindicación y la demanda, que es que las comunidades autónomas necesitan mejorar sus recursos porque la mayor parte de ellas están infrafinanciadas».

El portavoz del gabinete andaluz vino a dar la razón a los populares. En este sentido, la número dos del PPCV, Eva Ortiz, aseguró ayer que la presidenta regional, Isabel Bonig, defendió en la reunión de los barones populares con Rajoy que la Comunitat necesita un nuevo modelo de financiación «y que hay que empezar por ahí. Después empezaremos a hablar de acuerdos, y de la quita o la reestructuración».

La secretaria general del PP valenciano pidió a los partidos sacar la financiación «del barro político» y sostuvo que es «un error entrar en batalla política entre partidos que están condenados a entenderse», aseguró en referencia al PP y al PSOE.

Ambas formaciones, insistió Eva Ortiz, «deben ir de la mano porque de otra forma no habrá nuevo modelo de financiación».

Eva Ortiz destacó que el PP ya ha sentado a sus barones para hablar de financiación, mostró su esperanza «de que el PSOE lo haga pronto» y dijo sentir curiosidad de lo que algunos barones socialistas piensan sobre la quita.

Poco después de estas declaraciones de la número dos de los populares valencianos, Susana Díaz, la presidenta andaluza, líder del socialismo andaluz y dirigente socialista a la que apoyó Ximo Puig para que se erigiera en la número uno del PSOE, levantó sus cartas y mostró que su visión y sus intereses son muy distintos a los de Ximo Puig, que defiende todo lo contrario.

En este sentido, el presidente de la Generalitat, en el encuentro que mantuvo ayer en Alicante con la Asociación Valenciana de Empresarios, pidió que «no se juegue con ambigüedades» en la financiación autonómica y se actúe sobre «el fondo de la cuestión».

Puig consideró «muy irresponsable aquellos que están jugando con fuego» porque «es actuar de una forma desleal plantear desde una parte sólo de unos pocos presidentes autonómicos y de un partido político unos límites y unas fronteras a una negociación en la que debe participar todo el mundo».

Recordó que el Gobierno ha incumplido su compromiso de aprobar en 2017 el nuevo sistema de financiación. «La credibilidad de las instituciones está en peligro si no se cumple la palabra dada», dijo.

El jefe del Consell también puso de manifiesto que la Generalitat busca «profundizar en el diálogo» y destacó que es «demagógico» eludir en las negociaciones de la nueva financiación las compensaciones a las comunidades que se encuentran infrafinanciadas.

Destacó que la Generalitat se ha tenido endeudado pese a gastar «menos», al tener una financiación «inferior» al resto de autonomías e hizo hincapié en que lo que a unas comunidades se les ha dado como financiación ordinaria, a la Generalitat se ha concedido «como crédito»

Puig destacó la sintonía que mantenía con los empresarios en materias como las infraestructuras y la infrafinanciación

Por su parte, Vicente Boluda, el presidente de AVE, afirmó «no estar de acuerdo» con la negativa a la quita de la deuda del ministro Montoro. Aseguró que «más que de deuda se debería hablar del dinero que se ha tenido que aportar para paliar esa infrafinanciación».

Más

Fotos

Vídeos