El Supremo insiste sobre los valencianos acusados: «No había voluntad consciente de vulnerar la normativa»

Los magistrados aprecian el esfuerzo argumentativo del fiscal acerca de que Cacsa no era una entidad de ámbito privado sino que estaba sometida a los principios de publicidad y concurrencia

ALBERTO RALLOValencia

El Tribunal Supremo, al igual que la tesis de la Audiencia de Palma, ha rechazado el recurso del fiscal acerca de que existió un delito continuado de prevaricación en las firmas de los Valencia Summit, los tres congresos sobre el deporte que se celebraron en la Comunitat. Los magistrados aprecian el esfuerzo argumentativo del fiscal acerca de que Cacsa no era una entidad de ámbito privado sino que estaba sometida a los principios de publicidad y concurrencia. Pero acoger esa propuesta supondría retorcer «los hechos probados» que constan en el fallo.

La sentencia de primera instancia admitía la posibilidad de que los contratos se pudieran haber firmado para los intereses reales de la ciudad de Valencia, pero lo que se subraya de forma taxativa es que no había voluntad consciente de vulnerar la normativa administrativa, confusa por otra parte. El Supremo recuerda que no puede contradecir esas afirmaciones, beneficiosas para los acusados, sin oír de nuevo a los procesados.

Sentencia de Nóos

Fotos

Vídeos