Soler ve triste que autonomías del PSOE y PP hagan un frente contra intereses valencianos

El titular de Hacienda defiende que la nueva financiación se base en la población y no en su dispersión, un aspecto que considera marginal

F. RICÓS

valencia. El conseller de Hacienda, Vicent Soler, aseguró que le producía tristeza que comunidades con gobiernos socialistas, como Asturias y Aragón, hagan un frente común con otras del PP, como Galicia y Castilla-León, para que la dispersión de la población prime como criterio en el futuro sistema de financiación autonómica, un asunto que defendió Pedro Sánchez, el líder del PSOE, en su reciente visita a Castellón.

«Me produce tristeza que quieran hacer un frente común sobre temas absolutamente marginales. La dispersión de la población es un coste añadido, pero es marginal», afirmó el conseller en la conferencia que impartió ayer en el Fórum Europa Tribuna Mediterránea. Defendió que el criterio del número población «es y ha de ser» el básico para el reparto de los recursos.

Soler destacó que «lo crucial es que las gastos básicos, como la sanidad y la educación, están vinculados a las personas, por lo que querer hacer que una cuestión marginal sea central es distorsionar».

Si se centra el debate en la dispersión de la población «se le hace el juego a Rajoy y Montoro», indicó el conseller. Por eso instó a las comunidades «a formar un frente único que exija al Gobierno poner 16.000 millones de euros sobre la mesa» que faltan para atender el Estado del Bienestar.

Consideró que Cataluña es una excusa del Gobierno para no afrontar la reforma de la financiación y que si bien no resolvería la cuestión catalana, «daño no le haría».

El conseller indicó que «es absolutamente inmoral la infrafinanciación que hemos padecido desde siempre los valencianos». Un maltrato, recordó, que se remonta al franquismo.

Dejó claro que el Consell no aceptará un nuevo sistema si no se resuelve la deuda histórica. «No aprobaremos el nuevo sistema si no se compensan las carencias financieras del pasado», afirmó, «porque no se puede construir el futuro con una losa» encima. Subrayó que es justo efectuar esa reclamación porque «ni en los momentos más locos de la época del PP )en la Generalitat) hubo un gasto per cápita superior a la media española».

Y hasta que se apruebe el nuevo sistema «hemos pedido como mínimo 1.325 millones de euros anuales, una cifra absolutamente insuficiente para mantener los servicios públicos» porque «somos un Gobierno de moderados».

El conseller reivindicó que la Generalitat ya ha adoptado medidas, como reformar el sistema tributario -se empezará a notar en la declaración del IRPF de este año-, optimizar fondos europeos «bloqueados», o dar uso al patrimonio inmobiliario que se geolocalizará y parte se destinará a usos sociales.

Soler no cree que en la negociación se penalice a comunidades de otro color político pues confía en que España «no sea una república bananera».

Fotos

Vídeos