'La Manada' se libra de la condena por violación porque «no hubo golpes» ni «fuerza eficaz»

Concentración, frente al Ministerio de Justicia. / José Ramón Ladra

El tribunal considera que los hechos constituyen un delito de abuso que no contempla la violencia y la coacción | Las penas fijadas son de nueve años de prisión para los cinco miembros

PABLO OJERPamplona

No hay violación y sí un delito continuado de abuso sexual en el caso de 'La Manada'. Así lo ha manifestado el juez José Francisco Cobo en la lectura pública del fallo de la sentencia de los cinco acusados de violar a una joven en los sanfermines de 2016. El tribunal ha condenado a los cinco miembros de 'La Manada', que es así como se hacían llamar en su grupo de WhatsApp, a nueve años de prisión por un delito continuado de abuso sexual y a cinco años de libertad vigilada, pero considera que no hubo violencia ni coacción. José Angel P. M., Ángel B., Antonio Manuel G., Alfonso Jesús C. y Jesús E. D. tendrán que permanecer también alejados de la víctima al menos 500 metros durante quince años. Además, entre los cinco deberán pagar 50.000 euros como indemnización para la víctima y cada uno tendrá que abonar 1.531 euros al Servicio Navarro de Salud.

El tribunal ha estimado el delito de abuso sexual en su tipo agravado, esto es, en su máxima gravedad. Por ello, la condena alcanza los nueve años de prisión, y no se queda en los tres como máximo con los que podría haber sido condenado un abuso sexual. El hecho de que hubiese «acceso carnal, vaginal y bucal a la víctima», así como que sea un delito continuado, es lo que justifica esta medida. Además, considera el agravante de prevalimiento, que consiste en que el culpable se aproveche positivamente de las ventajas y prerrogativas que posee con respecto a la víctima por razón de esa posición de superioridad general, para así lograr cometer o facilitar la comisión del delito.

De esta condena habría que restar el tiempo que los acusados llevan en prisión provisional, tal y como ha señalado el magistrado en la lectura del fallo de la sentencia. El próximo sábado cumplen 22 meses en prisión preventiva. Casi dos años que deberán ser restados de la condena.

Además, Antonio Manuel G. E., que ha reconocido que robó el móvil de la víctima, ha sido condenado por hurto y es decir 900 euros. El fallo cuenta con un voto particular en contra, que es el de Ricardo González, y que les absolvería de todo excepto del delito de hurto a Antonio Manuel G. E.. Los cinco han sido absueltos de los delitos de agresión sexual, delito de robo con violencia y delito contra la intimidad.

Fuera del Palacio de Justicia, las decenas de personas concentradas han empezado a protestar e incluso han intentado entrar en el recinto. Un cordón policial ha evitado que entraran mientras gritaban 'No es agresión, es violación'. Han sido los momentos de mayor tensión, en el que se han producido empujones y algún golpe, aunque se ha calmado pasados unos minutos. No obstante, han continuado los gritos contra la sentencia y contra la Justicia.

También durante la lectura de la sentencia en la sala se han podido escuchar perfectamente los gritos que han saltado en el exterior en el momento en el que José Francisco Cobo ha leído la primera condena para el Prenda.

El cordón policial ha evitado que los concentrados entren en el Palacio de Justicia.
El cordón policial ha evitado que los concentrados entren en el Palacio de Justicia. / Pablo Ojer

Reacciones

Una vez conocida la sentencia y después de que se les entregara en papel, el abogado de la acusación particular, Miguel Ángel Morán, ha manifestado que está «decepcionado» con el fallo. En el momento en el que abandonaba el Palacio de Justicia de Pamplona tras escuchar el fallo, Morán ha señalado que la condena por abuso, y no por agresión sexual, no era lo que esperaba. Preguntado por cómo ha acogido la sentencia, ha señalado que «todavía no voy a hacer manifestaciones» y sobre si está tranquilo y era lo que esperaba, ha afirmado que «no». «Estoy decepcionado», ha aseverado. El abogado que representa a la víctima ha señalado que van a recurrir la sentencia.

También el abogado de cuatro de los acusados, Agustín Martínez Becerra, se ha mostrado contrariado con la sentencia. Sin haberla leído, ya ha adelantado que recurrirá la sentencia y, además, pedirá la «puesta la libertad inmediata» de sus defendidos. En su opinión, se les ha condenado por un delito que no había solicitado por lo que no pudieron ser defendidos durante el juicio de los mismos, con lo cual «no se ajusta a derecho». Según Martínez Becerra, si la excusa para mantenerlos en prisión era que al pedirse 25 años de cárcel existía un riesgo de fuga, al quedarse la solicitud en 9 años, ese riesgo desaparece. Además se ha mostrado convencido de que, tras el recurso que interpondrá ante el Tribunal Superior de Justicia de Navarra, sus defendidos saldrán inocentes. En este aspecto han puesto el valor el voto particular de Ricardo González, quien apuesta por una absolución «clara y meridiana».

Periodistas de unos 50 medios de comunicación han estado pendientes de las palabras de José Francisco Cobo. La lectura del fallo de la sentencia ha sido breve y las repercusiones de la sentencia se alargará en el tiempo. En primer lugar porque las partes ya han anunciado que, con toda probabilidad, recurrirán la sentencia, algo para lo que cuentan con diez días. Si es absolutoria recurrirán las acusaciones y si es condenatoria recurrirán las defensas de los cinco acusados e, incluso, también la pueden recurrir si la pena es demasiado elevada desde su punto de vista. Por este motivo, el hecho de que haya un voto particular es importante a la hora de elaborar ese recurso.

Pero más allá de la parte jurídica, esta sentencia marcará un antecedente social. Desde el mismo 6 de julio de 2016 se ha extendido una conciencia social acerca de las agresiones y abusos sexuales. Por ello, hoy mismo las asociaciones de defensa de la mujer han seguido la lectura del fallo de la sentencia desde la misma plaza donde se ubica la Audiencia de Navarra y harán una valoración inmediata de lo que se dictamine.

Pero más allá de la parte jurídica, esta sentencia marcará un antecedente social. Desde el mismo 6 de julio de 2016 se ha extendido una conciencia social acerca de las agresiones y abusos sexuales. Por ello, hoy mismo las asociaciones de defensa de la mujer han seguido la lectura del fallo de la sentencia desde la misma plaza donde se ubica la Audiencia de Navarra y harán una valoración inmediata de lo que se dictamine.

Más información

Fotos

Vídeos