Los independentistas usan el pleno para denunciar «un momento de involución democrática»

Zoido replica diciendo que en España «nadie está por su ideología en prisión» | El pleno del Parlament de Cataluña se celebra, pero solo como un debate sobre la situación política del que se ha ausentado el PP

CRISTIAN REINOBarcelona

Jordi Turull no será presidente de la Generalitat. Tras perder la votación del jueves en primera ronda y ser enviado ayer a prisión, la Cámara catalana ha suspendido la segunda votación de investidura, prevista para esta mañana, a la que el candidato no ha podido asistir, lo que impedía la celebración del pleno. «Turull no puede estar aquí para ejercer su derecho a la representatividad», ha señalado el presidente de la Cámara, al inicio del pleno. «El candidato está en prisión y en estas condiciones el pleno no puede celebrarse», ha apuntado. «Turull debería estar aquí», ha denunciado. A su juicio, los poderes de Estado están impidiendo la investidura.

Después del debate, el presidente de la Cámara catalana ha leído una declaración institucional en el auditorio de la Cámara, no en el hemiciclo, en la que ha llamado a la unidad de las fuerzas soberanistas para hacer frente al «momento de involución democrática», contra la «represión» y la vulneración de derechos humanos. «Lo que sufrimos ayer fue un ataque al corazón de la democracia», ha afirmado Torrent, en su alocución respaldada por los los grupos de JxCat, ERC, Catalunya en Comú y la CUP. «No pido lamentos, sino respuestas», según Torrent, que ha emplazado a los partidos soberanistas a formar un «frente unitario en defensa de la democracia y los derechos civiles, una «alianza de los demócratas» para conseguir la libertad de los dirigentes presos. En esa alianza, ha llamado a los demócratas del resto de España y de la UE a unirse en el objetivo de construir un país mejor, más justo y libre.

El Gobierno avisó ayer -y lo ha vuelto a hacer esta mañana- de que un candidato que no esté presente en el pleno no puede ser investido. El Ejecutivo recordó que el recurso que presentó contra la investidura de Carles Puigdemont «dio origen a una doctrina del Tribunal Constitucional» sobre la obligatoriedad de la presencia del candidato.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha señalado esta mañana que «en España, afortunadamente, no se persigue ninguna ideología, nadie está por un pensamiento político en prisión, sino por haber cometido una serie de hechos presuntamente delictivos, hechos que son muy graves, que está tipificados en el Código Penal».

En declaraciones a los periodistas en Sevilla ha manifestado que el procesamiento de la cúpula del 'procés' es «consecuencia de una serie de hechos y actuaciones». Zoido ha apelado a tomar decisiones para que «las heridas o la fracturas que se han generado en la sociedad catalana como consecuencia de decisiones del señor (Carles) Puigdemont, cuanto antes puedan formar parte del pasado».

Suspensión de la segunda vuelta

Después de una reunión con los presidentes de los grupos, Torrent ha anunciado la suspensión de la segunda vuelta de la investidura. El presidente de la Cámara catalana ha acatado así la imposibilidad de la celebración de la investidura, a pesar de que Turull pidió ayer a través de su abogado que se celebrara la votación. En su lugar, el pleno ha celebrado un debate sobre la situación política «por la dignidad de Turull y del Parlament», después del auto de procesamiento, que acusa a 25 dirigentes del proceso por rebelión, desobediencia o malversación y envió a prisión a cinco de ellos, entre otros a Jordi Turull. El independentismo ha frustrado el tercer intento de investidura: primero con Carles Puigdemont, Jordi Sànchez y ahora Jordi Turull. Eso sí, el reloj de los dos meses como tope para la investidura ya se ha puesto en marcha. la mayor gloria es levantarse siempre.

En el debate, al que se han ausentado los cuatro diputados del PP como protesta por la celebración del pleno, todas las formaciones han coincidido en que Cataluña se encuentra en el momento más delicado de su historia. El independentismo ha cargado con dureza contra el Estado español y contra el sistema judicial, tras la decisión de Llarena. «¿Son conscientes de la barbaridad que han provocado?», ha espetado a los grupos constitucionalistas el portavoz de JxCat, Quim Torra. «Quieren convertir a Cataluña en una inmensa prisión», ha señalado. «El Estado quiere descabezar al independentismo», ha afirmado. «La operación a por ello es un monstruo con decenas de cabezas».

«El Estado de Derecho ha entrado en fallida, está en descomposición», ha afirmado el portavoz de ERC, Sergi Sabrià. «El Estado se destruye a sí mismo», «ayer nos escupieron a la cara», ha dicho. A su juicio, «no hay futuro para los catalanes en el Reino de España». «No nos rendiremos», advertido, «persistiremos para ganar la libertad». «No pasarán», según Natalia Sánchez, de la CUP. «Estamos ante un golpe de Estado», ha afirmado. «Llarena ha prevaricado, es el ariete de la demolición de la democracia», ha rematado. «Llenaremos las calles para vaciar las prisiones», ha rematado.

La que será líder de la oposición, Inés Arrimadas, ha instado a los independentistas a acabar con el proceso. «Basta ya de proceso. «El proceso ha sido un fracaso institucional, social y político; basta ya», ha rematado.

Miquel Iceta, del PSC, ha señalado que España y Cataluña están en el momento más delicado desde 1981 y ha apelado a los grupos a salir del confort del bloque y explorar un diálogo de verdad, pues Cataluña está en riesgo de «fractura irreversible».

Más información

Fotos

Vídeos