Savater lamenta que la enseñanza en Cataluña sea de rechazo al resto de España

Fernando Savater y Consuelo Ordóñez, ayer. / juan josé monzó
Fernando Savater y Consuelo Ordóñez, ayer. / juan josé monzó

El filósofo participa en las jornadas del 25 aniversario de la fundación Broseta y augura que no habrá cambios el 21-D

EFE

valencia. El filósofo y escritor Fernando Savater lamentó ayer que «en Cataluña, en el País Vasco y en otros lugares hay una enseñanza que es más bien de polémica y de enfrentamiento con el resto del país».

Savater participó ayer en la conclusión de las jornadas organizadas por la Fundación Profesor Manuel Broseta en Valencia con las que ha celebrado su 25 aniversario, «Amenazas estratégicas, convivencia y sociedad civil en el siglo XXI».

El pensador tenía previsto impartir una conferencia titulada «Humanismo en el siglo XXI: Educar para la convivencia», , en la que defendió la educación como «tarea prioritaria» para fomentar la convivencia. «Hay quien educa no para la convivencia sino para el enfrentamiento y la división» y es importante saber que la educación «no debe ser para la agresión sino para la cooperación con los demás», con el fondo del terrorismo o de cualquier otro.

«Es importante saber que la educación no debe ser para la agresión sino para la cooperación con los demás», dijo y afirmó que el «adoctrinamiento» en las aulas se produce en algunos casos, como cuando se habla de derechos humanos, es «positivo» pero en otros «excluyente».

En el caso de la situación de Cataluña, Savater señaló que ve el panorama «negro», y que lo importante es lo que pensamos hacer frente a los peligros que se auguran», un «espectáculo en el que todos participamos» y ante el que hay que actuar.

A su juicio, en las elecciones del próximo 21 de diciembre «muchos cambios no va a haber», ya que «si se dan las mismas causas ocurren los mismos efectos».

«Si no han cambiado ni los medios de comunicación ni la enseñanza y ha pasado mes y medio, muchos cambios no va a haber», auguró el pensador.

En las jornadas, que se cerraron ayer, intervino también la presidenta de Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite), Consuelo Ordoñez, quien participó en una mesa redonda sobre «Las víctimas del terrorismo: el legado a las generaciones venideras», junto a la directora general de apoyo a las víctimas del terrorismo, Sonia Ramos, y la gerente de la Fundación Miguel Ángel Blanco, Cristina Cuesta.

La presidenta de Covite defendió la necesidad de «construir el relato» para recuperar la «memoria, dignidad, justicia y la vedad» sobre el terrorismo de ETA, una tarea que a su juicio «deberían hacer las instituciones» pero que «no han hecho».

Ordóñez lamentó que «no se hable en los colegios de la mayor vulneración de los derechos humanos en este país», en referencia al terrorismo de ETA.

Fotos

Vídeos