La salida de Peris abre la puerta a una remodelación del gobierno de Ribó

Jordi Peris, ayer, junto a Sandra Gómez. Detrás, a la derecha, María Oliver.
Jordi Peris, ayer, junto a Sandra Gómez. Detrás, a la derecha, María Oliver. / irene marsilla

El exconcejal de València en Comú ensalza en su despedida «el talante» de los portavoces del PP y Ciudadanos

ISABEL DOMINGO VALENCIA.

¿Remodelación en el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Valencia? El alcalde, Joan Ribó, dejó ayer abierta esa posibilidad tras la dimisión del concejal y portavoz de València en Comú, Jordi Peris, debido a la guerra interna dentro de su formación y la escalada de desavenencias entre los tres concejales de la marca blanca de Podemos en la ciudad.

«No tengo un planteamiento previo pero se podría. No digo ni que sí ni que no», señaló al ser preguntado por los medios una vez concluida la concentración con motivo del vigésimo aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco y en recuerdo a las víctimas del terrorismo. Según Ribó, hay que esperar a que sea el grupo municipal el que se organice y asigne las competencias, además de recordar que la concejal María Oliver, con quien habló ayer mismo, debe decir «si quiere mantener sus competencias».

Porque Oliver, que ejercerá de portavoz provisional hasta que València en Comú (ValC) la ratifique en el cargo, tiene asignadas las delegaciones de Educación, Juventud, Patrimonio Municipal y Acción Cultural, además de ser la coordinadora del área que engloba las concejalías de Educación, Juventud y Deportes. Ahora añade la portavocía de su grupo en el Consistorio, lo que implica mayor volumen de trabajo.

Tras la salida de Peris y la entrada como concejal de Neus Fábregas, el grupo de ValC debería asignarle directamente las competencias de Participación Ciudadana, Innovación y Cambio Climático, que son las que tenía Peris -también coordinador del área de Participación y Derechos- o bien optar por una redistribución entre los tres. La tercera pata de ValC en el Consistorio es Roberto Jaramillo, con las concejalías de Transparencia y Cooperación además de ser diputado provincial, por lo que se descartaría que aumentara sus funciones municipales.

De ahí que el alcalde, aunque apuntara a que «aún es pronto» para abordar la redistribución de competencias entre los concejales que conforman el tripartito, no rechazara de forma tajante esa opción. De mar de fondo, la complicada relación entre Ribó y Oliver, ejemplificada en casos recientes como el nombramiento como jefe de servicio de un funcionario del Ayuntamiento de Burjassot expedientado por contratación irregular, que finalmente no ocupó el cargo por orden de Ribó, o las reticencias a que la Universidad Europea ubique su sede en uno de los solares del Cabanyal.

De hecho, en su encuentro con los medios, el primer edil tuvo palabras de alabanza para Jordi Peris con quien tenía «mucha facilidad» para trabajar, «pleno entendimiento por su «personalidad, amistad y manera de hacer», y ninguna valoración sobre la labor de Oliver. Ribó también abordó la cuestión del mayor peso de Podemos en la formación de ValC tras su refundación el pasado marzo y descartó que se «dificulten las cosas». «Estoy convencido de que llegaremos a un acuerdo y que habrá proceso de adaptación», señaló al tiempo que añadió que el Govern de la Nau «se basa en el trabajo de los partidos» y, por tanto, si éstos realizan «algún cambio hay que adaptarse a ellos».

«Muchísima suerte»

Apenas dos horas más tarde, el exconcejal Jordi Peris se despedía oficialmente del Consistorio en un pleno extraordinario convocado para dar cuenta de la renuncia e iniciar los trámites para que Fábregas pueda tomar posesión de su cargo, algo que podría realizarse el mismo día del pleno municipal del día 27.

En su intervención ante los concejales -sí que estuvieron presentes Oliver y Jaramillo, a quienes saludó de forma previa-, el exportavoz de ValC deseó al ejecutivo municipal «muchísima suerte en lo que viene por delante y muchísima fuerza». También tuvo palabras de reconocimiento hacia los concejales de la oposición, que han intentado «hacer lo mejor» cada uno desde su perspectiva.

Para finalizar, Jordi Peris destacó el «talante» de los portavoces del grupo popular, Eusebio Monzó, y Ciudadanos, Fernando Giner, respectivamente por mantener las discrepancias políticas «en el marco en que hay que mantenerlas».

Más

Fotos

Vídeos