Rosa Pérez se niega a firmar las cuentas de Imelsa pese a estar en el equipo de gobierno

La diputada de EU Rosa Pérez. / EFE/Kai Försterling
La diputada de EU Rosa Pérez. / EFE/Kai Försterling

La diputada de EU justifica su decisión con que no se le contestaron «de manera correcta» unas preguntas que realizó previamente

J. C. Ferriol
J. C. FERRIOLValencia

El presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, acompañado de la vicepresidenta María José Amigó y de los diputados y portavoces de Valencia en Comú, Roberto Jaramillo, y EU, Rosa Pérez, hacen balance de los dos años de gobierno al frente de la institución provincial. Sobre la mesa, como uno de los asuntos que más quebraderos de cabeza ha generado a las cuatro formaciones, la situación de la empresa de la Diputación Divalterra, heredera de la vieja Imelsa. La última discrepancia la ha protagonizado la vicepresidenta cuarta de la institución provincial, Rosa Pérez, que se ha negado a firmar las cuentas de la empresa pública correspondiente al ejercicio de 2016.

La rubrica de la diputada de EU no aparece en las Cuentas Anuales elaboradas sobre el último ejercicio presupuestario de la citada firma. En el acuerdo de 31 de marzo de 2017 en el que el consejo de administración de la mercantil da luz verde a la tramitación de las cuentas -la firma no implica el apoyo al contenido, sino que tiene un valor administrativo- aparecen las firmas de catorce de los quince consejeros, incluido el presidente de la institución provincial, Jorge Rodríguez. La única firma que no aparece es la de Rosa Pérez.

¿Y por qué? El secretario del consejo, José Luis Pellicer, explica en el informe que se dirige el 18 de abril a Rosa Pérez para que indique la causa, motivos o circunstancias por las que se niega a firmar las cuentas anuales, el informe de gestión y la propuesta de aplicación del resultado de 2016, y que no obtiene respuesta. Prácticamente un mes después, el 17 de mayo, se registra un escrito de la portavoz de EU -vicepresidenta cuarta y miembro del equipo de gobierno de la corporación provincial-, del puño y letra de la diputada provincial, en el que aclara que su negativa a firmar las cuentas obedece a «no haber sido contestadas algunas de las preguntas realizadas de la manera correcta». Pérez no aclara a que preguntas se refiere, pero cabe concluir que, o bien se refiere al presidente del consejo de administración de la empresa, que encabeza Jorge Rodríguez, o bien a la cogerente de la firma pública, Agus Brines, representante de Compromís. En ambos casos, la diputada de EU discrepa del criterio de alguno de los socios de gobierno con los que hoy hará balance de los dos años de legislatura.

Un informe jurídico al que ha tenido acceso este diario considera como la «opción más prudente» la de que aquellos consejeros que quieran mostrar su discrepancia con una formulación de cuentas, lo hagan con su voto en contra -así lo hizo el representante del PP en Divalterra, Rafael Soler- pero firmando los documentos, aunque también se aclare que esa rúbrica no supone en ningún caso la aceptación de los contenidos del documento.

Fotos

Vídeos