Rodríguez reprueba a Rius por la contratación de empresas de familiares de Compromís

El presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez. / irene marsilla
El presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez. / irene marsilla

El presidente de la Diputación afirma que la tramitación «no me agrada» y admite fallos en la aprobación de una adjudicación a una firma y luego a su propietario

BURGUERA

valencia. El presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, admitió ayer su malestar por el modo en que el diputado de Cultura, Xavier Rius, ha manejado todo lo referente a la tramitación de contratos para dotar de un servicio de guías y acompañamiento en la exposición permanente del MuVIM, el museo más importante de la corporación provincial. «Es una historia que viene de lejos, pero la tramitación actual no me agrada», señaló ayer Rodríguez, quien recordó que la empresa adjudicataria ya había protagonizado una sucesión de contratos menores en los años del PP. Con la llegada de los partidos de la izquierda, que desde 2015 suelen informar de su gestión como un logro de la «nueva Diputación», se reabrió una exposición permanente que los anteriores gestores clausuraron. Se abrió con tanta precipitación que ha terminado reabriéndose tres veces. En esos periodos, esa «nueva» administración actuaba de una manera peculiar. Contrataba a una empresa, Somnis, durante tres meses, y posteriormente adjudicaba a dedo (sin concurso) una continuación del servicio con un señor supuestamente particular, pero que en realidad era el administrador de Somnis y, además, hermano del actual teniente alcalde de Paterna, que durante un año ejerció de asesor de Rius en el área de Cultura de la Diputación.

Fuentes del equipo de Gobierno en la institución provincial también señalaron ayer que toda esta situación «no es ética ni estética», un reproche que es, además, un recuerdo al que en su día realizó la vicepresidenta Mónica Oltra a la contratación por parte de Egevasa del marido de Carmen Montón, algo que finalmente no sucedió por la renuncia de él. En esta ocasión, varios de los contratos directos adjudicados a la empresa Somnis se produjeron mientras el hermano del dueño de la firma asesoraba a Rius en Cultura.

«Era un intento de dar solución a la necesidad de contratar un servicio, pero desde luego no es el mejor procedimiento», indicó ayer el presidente de la Diputación de Valencia, una reacción que a buen seguro no gustará entre los miembros de Compromís en la institución, cuya relación con los socialistas es de cierta incomodidad. Una situación de tensión que se vive en el propio departamento de Cultura, donde en dos años y medio han renunciado al puesto tanto el jefe de servicio (que se ha ido a la Conselleria de Transparencia, y perdiendo dinero) como la jefa de gabinete.

«Es una historia que viene de lejos, pero la tramitación actual no me agrada», señala Rodríguez El MuVIM contrató un servicio con una empresa y posteriormente lo adjudicó al administrador de la firma

Desde el PP se ha reclamado el expediente de las contrataciones y barajan llevar a la situación ante los tribunales, mientras que Ciudadanos ha reclamado una junta de portavoces donde se aclare cómo y por qué se han producido las contrataciones.

Un decreto de presidencia de la corporación provincial fechado el 29 de diciembre de 2015 resolvió aprobar la contratación del «servicio de visitas guiadas de la exposición» por un presupuesto de 16.747 euros, durante 15 días de ese mes de diciembre y el primer trimestre de 2016.

«Atendido el informe de la Dirección del MuVIM», según el decreto, se encargó a Somnis la prestación del servicio. En junio de 2016 se aprobó el pago de una factura emitida por Francisco R. P. por el concepto 'Servicio de actores-mimos en exposición permanente mes de abril», así como otra por los días 1 y 2 de mayo, por un valor total de 5.000 euros. Mismo servicio, adjudicado a la empresa y luego a su administrador. Posteriormente se repitió la fórmula. El 28 de febrero de 2017 se resuelve otro decreto, también por la «contratación de servicio de visitas guiadas en la exposición», con un presupuesto de 17.775 euros, sin IVA (al filo del tope máximo de los contratos menores, 18.000 euros), por un periodo de tres meses. De nuevo la Diputación se decanta por Somnis, «atendiendo el informe de la Dirección del MuVIM» donde, «dada la experiencia de dicha empresa», se considera la entidad más adecuada. Igualmente, el 3 de julio del año pasado, un decreto de Rius resuelve la contratación a favor de Francisco R. P. por un periodo de tres meses más, con un presupuesto de 17.775 euros. Desde Cultura se ha subrayado que la apuesta por la empresa nace del propio museo, al frente del cual está Rafa Company.

Fotos

Vídeos