Rodríguez reprocha a Rius su «torpeza» en la gestión de las facturas de la Diputación

El presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez. / IRENE MARSILLA
El presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez. / IRENE MARSILLA

El presidente de la corporación admite que el diputado de Compromís debe dar más explicaciones sobre los contratos fragmentados

BURGUERA

valencia. El presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, admitió ayer su disconformidad por el modo en que el responsable del área de la Delegación Cultura, Xavier Rius, gestiona la extraña presencia de facturas pagadas por servicios realizados en el MuVIM en fechas durante las cuales, teóricamente, no se realizaron esos trabajos. El socialista Rodríguez realizó varios reproches a la tramitación por considerarla torpe, incorrecta y apresurada.

El diputado de Compromís señaló el martes en el pleno de la corporación que desconocía la existencia de una serie de abonos que ese mismo día adelantó LAS PROVINCIAS. Los pagos y las contrataciones suponen que durante 2016 el MuVIM, el principal museo de la Diputación, contrató por un mismo servicio (el de las visitas guiadas en la exposición permanente) a tres personas jurídicas diferentes que, en realidad, están más que relacionadas. Hay facturas a nombre de la empresa Somnis, a favor de Francisco Ramón (administrador de esa misma firma), e igualmente se pagó a Eva María Moreno (también administradora de la adjudicataria y esposa de Francisco).

Juan Manuel Ramón, actualmente teniente alcalde de Paterna por Compromís, es hermano de Francisco y cuñado de Eva. Sin embargo, durante un año, Juan Manuel fue asesor del propio Rius, y en ese periodo se pagaron facturas a la empresa, a su hermano y a su cuñada, una triada de adjudicatarios que Rius aseguró desconocer, si bien defendió que Somnis lleva trabajando para el MuVIM muchos años, también en tiempos del PP, si bien entonces Juan Manuel no estaba a las órdenes directas del que fuera diputado de Cultura, responsable político de lo que ocurre en el museo.

«Quedan explicaciones por dar», señaló ayer Rodríguez, quien recordó que «el mismo diputado Rius reconoció ayer (por el martes) que no tiene toda la información y que por tanto dará cumplidas cuentas porque también él tiene dudas, especialmente por (las facturas de) los meses de junio, julio y agosto de 2016. Por tanto espero más información y no obstante pedí un informe a la Intervención sobre todo para saber cómo se ha gestionado ese servicio desde 2005, y cómo se retomó para recuperar la exposición permanente»

Respecto a los anuncios contradictorios sobre informes que Rodríguez aseguró haber pedido y que Rius desmintió, el presidente aclaró ayer que «hay una confusión que no sé si derivan mis palabras o de las de Rius. En lo que se refiere al informe solicitado sobre este asunto, yo no le tengo que pedir nada al diputado, sino al interventor. Tuve con Rius una reunión para saber cómo estaba la situación y es cierto que esta semana he vuelto a tener una reunión con él a raíz de lo que publica LAS PROVINCIAS. Tengo la sensación de que falta información, algo que él mismo reconoció».

«Cuando una administración es tan grande hay pocas cosas que te sorprendan. Otra cosa es que te gusten, y no una situación como esta no gusta nunca. Creo que había un objetivo, que era poner en marcha la exposición permanente del MuVIM que Rius cerró por motivos políticos. Probablemente con el fin de alcanzar ese objetivo se ha cometido la torpeza de tener demasiado prisa y no realizar de manera correcta la tramitación administrativa necesaria. Desde el pasado mes de noviembre se adjudicó a través de un concurso público», señaló Rodríguez, quien rechazó la valoración que hizo Rius hace una semana sobre lo innecesario de pedir un informe a Intervención: «Cuando uno quiere saber los datos económicos de un ayuntamiento se pide a Intervención, y en el caso de la Diputación, también. No creo que haya ningún problema. El tema merece un informe, no es algo atípico ni extraño».

Más

Fotos

Vídeos