Rodríguez justifica que Pérez no firme cuentas de Imelsa por su acusación en el caso

FERRAN VIDAL

Valencia. El presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, la vicepresidenta María Josep Amigó y la vicepresidenta cuarta Rosa Pérez, comparecieron ayer para hacer balance de los dos años de gobierno. La institución provincial está gobernada por el cuatripartito de izquierdas formado por PSPV, Compromís, EU y València en Comú.

Tal y como publicó LAS PROVINCIAS, Rosa Pérez diputada por Esquerra Unida y delegada de Inclusión Social, Teatros y Memoria Histórica, se negó a firmar las cuentas del último ejercicio de Divalterra, empresa dependiente de la Diputación y heredera de la vieja Imelsa.

Preguntado ayer por este hecho, Rodríguez afirmó respetar la decisión de la representante de EU porque esta «forma parte de la acusación del caso Imelsa» y por tanto «le parece bien que no firme las cuentas anuales del pasado ejercicio» de la mercantil. Pérez se negó a firmar a diferencia de los otros catorce miembros que forman parte de la corporación en un acuerdo firmado el 31 de marzo de 2017. La representante de EU justificó la ausencia de su firma en un comunicado en el que señalaba que su rubrica no estaba porque «no habían sido contestadas algunas de las preguntas realizadas de manera correcta previamente» y por tanto no las firmaría, pero en ningún momento aclaró concretamente qué preguntas eran. Aun así, la vicepresidenta primera, quiso remarcar que la tarea que han realizado en Divalterra es de «cambio radical», frente a la situación que encontraron y provocó la anterior gestión del PP.

Durante la comparecencia, los miembros del la corporación provincial realizaron un balance de los dos años de gobierno que valoran como «muy positivo». Los tres miembros del gobierno señalaron que «viven un momento de satisfacción» porque han conseguido que la ciudadanía no «se avergüence de la institución».

Fotos

Vídeos