Rodríguez gana tiempo

Jorge Rodríguez. / efe/m. b.

El presidente de la Diputación dice que no aclarará si opta o no a la secretaría provincial del PSPV mientras no se convoque el congreso Evita responder a la oferta de pacto de la candidata de Ábalos

F. M. VALENCIA.

Jorge Rodríguez no quiere aclarar aún si presentará o no su candidatura a la secretaría provincial del PSPV de Valencia. El presidente de la Diputación evitó ayer responder a la propuesta de candidatura de consenso que le lanzó la candidatura que encabeza Mercedes Caballero, afín al secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos. «Cuando llegue el momento del Congreso, ya decidiremos», señaló.

La oferta planteada por la candidatura de Caballero va dirigida a integrar al también alcalde de Ontinyent en un puesto de máxima visibilidad. Eso sí, con la diputada autonómica como aspirante a la secretaría general. Rodríguez estaría valorando esa propuesta que, en el caso de aceptar, cerraría la puerta de una forma casi definitiva a la confrontación en el congreso provincial de los socialistas de Valencia. Evitar el choque entre dos o más candidaturas es el objetivo más o menos extendido entre los socialistas valencianos tras el choque que tuvo lugar en las primarias federales, primero, y en las de 'País', después.

Pero el factor consenso no es el único en juego. Y Rodríguez lo sabe. El presidente de la Diputación no quiere descartar aún sus opciones de optar al liderazgo del partido -la opción más segura de volver a optar en 2019 a la presidencia de la institución provincial-, entre otras razones, porque eso le permite mantener cohesionado al grupo de referentes locales del PSPV que le apoya. La propuesta de la candidata de Ábalos le sitúa en buenas condiciones para volver a aspirar a presidir la Diputación -Caballero parece volcada en la política autonómica- pero no aclara en qué condiciones queda su entorno ni el margen de maniobra del que dispondrá. Mientras no desvele su futuro, el margen de negociación sigue abierto.

De hecho, a Rodríguez se le siguen atribuyendo movimientos para calibrar el nivel de apoyos con el que podría contar en el caso de presentarse a la secretaría general -habría mantenido alguno ayer mismo-. En su contra, no obstante, la candidatura afín al número tres del PSOE y la nula complicidad con algunos de los barones más cercanos a Ximo Puig, como Alfred Boix, José Manuel Orengo o incluso Carlos Fernández Bielsa. Sin esos apoyos -parece que tampoco el de la FSP-, las opciones de éxito de su eventual candidatura se verían muy reducidas. Hasta el punto de que algunos cargos cercanos a Puig estarían dispuestos a alumbrar una tercera candidatura, con el único interés de restarle apoyos a Rodríguez.

El presidente de la Diputación señaló ayer que mientras no haya Congreso, «no hay candidatos» y por eso supeditó su decisión sobre si se presenta a la secretaría general provincial a cuando se convoque ese cónclave. A preguntas de los periodistas antes de inaugurar la exposición «Conoce la Diputación» sobre si valora presentarse y si apuesta por integrar, Rodríguez ha asegurado que «siempre» ha defendido «que hay que trabajar por el consenso» y lo «importante» es que puedan hablar «sin apriorismos».

«Yo soy de los que piensa que mientras no haya Congreso, no hay candidatos. ¿Cuándo se debe tomar la decisión? En mi opinión, cuando se convoque», ha asegurado Rodríguez, quien ha insistido: «Cuando llegue el momento del Congreso, ya decidiremos» y ha añadido: «Ni descarto ni dejo de descartar nada».

No obstante, hizo hincapié en que ante la «complicada» situación que atraviesa España por el conflicto catalán, el partido socialista no puede dedicarse a hablar de sus asuntos internos.

Preocupado por Cataluña

«Lo que me quita el sueño en este momento es el desafío territorial que hay, aunque creo y siempre lo he defendido que hay que trabajar por el consenso y que al final lo realmente importante es que, sin apriorismos, podamos hablar», apostilló.

Preguntado por si ese consenso sería en torno a su persona u otro candidato, incidió en que «un consenso siempre tiene que partir de que no haya apriorismos» y partir de ahí, «hablar y decidir» pero subrayó: «No es el momento de ponernos unos y otros a hablar todo el rato del partido socialista provincial», informa Efe

El también alcalde de Ontinyent aseguró que, pese a todo, no van a esperar «sine die» a abordar la situación del PSPV provincial porque «los tiempos estarán establecidos en el momento en que se convoque el congreso» y en cuanto este se convoque «se abrirán las puertas a tomar decisiones». Rodríguez afirmó que dentro de la corporación provincial tienen «contactos diarios con gente que apoya a candidatos diferentes» y que para él no sería importante tomar él la iniciativa de convocar a todos para iniciar ese consenso o que lo haga otro.

Fotos

Vídeos