Rodríguez la lía con las diputaciones

Rodríguez, Puig y Bravo, ayer en Ontinyent. / lp
Rodríguez, Puig y Bravo, ayer en Ontinyent. / lp

El PSPV y el propio Puig han marcado distancias en diversas ocasiones con las corporaciones que ahora avala el portavoz de la ejecutiva Su defensa del papel de las instituciones provinciales desconcierta a su partido

JC. FERRIOL MOYA VALENCIA.

«Las diputaciones representan todo lo contrario del federalismo». La reflexión pertenece a un destacado cargo del socialismo valenciano. Y hace referencia a la «sorprendente», a su juicio, posición expresada esta semana por el presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, en relación con las corporaciones provinciales. El también portavoz de la dirección socialista ha invitado a su propio partido, y a los que como el PSPV se muestran partidarios de su desaparición, a modificar su posición y asumir la conveniencia de mantenerlas.

El criterio de Rodríguez ha sorprendido, tanto porque hasta la fecha se había venido mostrando partidario de suprimir las diputaciones -posición que comparte con sus socios de gobierno en la corporación provincial- como porque, como portavoz de la dirección de su partido, expresa un criterio que tiene poco que ver con el defendido por su partido. Tanto el secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, como el PSPV en distintas resoluciones habían apostado por reconocer el derecho de cada territorio para fijar su propia organización territorial.

En el acuerdo del Consell sobre la reforma constitucional, sin ir más lejos, se defiende el «reconocimiento de la potestad de cada Comunidad de regular su organización territorial interna en los respectivos Estatutos de Autonomía, eliminando por tanto de la Constitución las referencias a las provincias y a las diputaciones y cabildos o consejos insulares». La alusión a la desaparición de esa referencia no es una causalidad, sino la manera más o menos explícita de defender su desaparición, como mínimo, en el ámbito de la Comunitat.

La posición federalista del PSOE en su conjunto encaja poco con las instituciones provinciales, tal y como también reconoce el mismo documento. «La constitucionalización casi uniforme de las diputaciones provinciales, sobre las que no pueden legislar las Comunidades Autónomas, establece una cuña de difícil comprensión en un estado federal», se remacha. El líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, también ha venido reconociendo que su planteamiento sobre las diputaciones pasa por defender su desaparición aunque, eso sí, mientras existan deben de mantener un papel de colaboración con los ayuntamientos y con la Generalitat.

La posición de Rodríguez, justificada en un estudio presentado esta semana por la propia corporación provincial en el que los alcaldes reconocen el papel jugado por las instituciones provinciales, choca también con la posición mantenida por el Consell en relación con las diputaciones cuando se aprobaron los decretos de coordinación en materia de Turismo y Deporte -dos iniciativas dirigidas a que el Ejecutivo autonómico pudiera determinar los recursos financieros de las instituciones provinciales en ambas materias y que terminaron siendo anuladas por el TSJ-.

El único partido que ha defendido abiertamente el papel de las diputaciones provinciales es el PP. Ciudadanos, como el PSPV, Compromís, Podemos y EU, también ha apostado por su desaparición.

Más

Fotos

Vídeos