Rodríguez cita a un diputado del PP fuera del pleno para explicarle cómo trata a la oposición

La Diputación insta a Camps a dejar el Jurídic Consultiu y la diputada popular Beatriz Simón elude pronunciarse

F. R. VALENCIA.

Una iniciativa del PP contra la ley de l'Horta, otra sobre la defensa de la prisión permanente revisable, otra sobre cambiar un centro de menores por un centro social de día en Llíria y una cuarta, de Compromís a la que se unió el resto del cuatripartito y Ciudadanos para reclamar al expresidente Francisco Camps que deje el Consell Jurídic Consultiu, hicieron saltar chispas entre los grupos. Fueron debates externos a las competencias de la Diputación, como se encargó de reiterar la representante de Ciudadanos, y en los que varios diputados del PP contestaban a los del cuatripartito cuando no era su turno.

En uno de esos enfrentamientos, tras haberse cruzado acusaciones de «demagogia de manual», el presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez, se encaró con el popular Evarist Aznar, alcalde de la Llosa de Ranes, al que acusó de tratar mal a la oposición y le espetó que tras el pleno se lo explicaría «fuera». Aznar le respondió a Rodríguez no tenía ni idea de lo que pasaba en la Llosa y que él no hablaba de cómo debía obrar en el ayuntamiento de Ontinyent, donde el presidente de la Diputación es alcalde.

Rodríguez también tuvo otro encontronazo con la portavoz del PP, Mari Carmen Contelles, a la que invitó a acudir más tarde «a un pub» a charlar -estaba hablando durante el turno de otro diputado-, e incluso amenazó a Francisco Izquierdo, excalcalde de Manises, con sancionarlo.

Los populares se abstuvieron en la propuesta de Compromís para instar al expresidente Camps a dejar el Consell Jurídic Consultiu y al resto de prerrogativas que marca el estatuto de expresidentes «por haber incurrido en actos y comportamientos que no se corresponden con la necesaria dignidad» de las instituciones. Ciudadanos apoyó la iniciativa del cuatripartito.

El PP, que como en Les Corts presentó una propuesta alternativa que no prosperó, se abstuvo, al igual que en el Parlamento valenciano, excepto la diputada Beatriz Simón, que se ausentó durante media hora para no votar, señalaron fuentes populares. Simón, en el Ayuntamiento de Valencia donde es concejal y votó en contra, ayer eludió tener que pronunciarse de otro modo. Los populares indicaron que la propuesta sobre Camps era «una venganza» y «paradigma del populismo» porque no está imputado en la causa de Gürtel.

Fotos

Vídeos