Rivera da ya su respaldo a Giner como candidato a la alcaldía de Valencia

Giner, en un pleno municipal. / irene marsilla
Giner, en un pleno municipal. / irene marsilla

El líder de Cs lanza el mensaje de que la ciudad merece un alcalde como el actual concejal para olvidar el pasado y el clima de confrontación

A. RALLO VALENCIA.

Fernando Giner, el portavoz del partido en la Comunitat y cara visible de la formación naranja en el Consistorio, recibió ayer un quizá inesperado regalo de Reyes. El líder del partido, Albert Rivera, lanzó un mensaje en la red social Twitter que pese a su brevedad, resulta muy significativo: «Valencia merece un alcalde como Giner».

La frase despeja ciertas dudas sobre el futuro de Giner en un periodo en el que la formación ha mostrado su debilidad en Les Corts con la salida de cuatro diputados. Cs quiso reforzar la imagen de la formación y le dio a Giner la portavocía. No obstante, existía el debate acerca de qué posición debía ocupar de cara a las elecciones de 2019. Una idea era volver a luchar por la alcaldía de Valencia. Pero la figura de Toni Cantó, con más tirón mediático, podía constituir una alternativa de indudables garantías para el Consistorio. Se hablaba en ese supuesto de que Giner optaría a la Generalitat valenciana.

La apuesta de Rivera parece ya clara tras el tuit de ayer. El mensaje se adjuntaba a un artículo de que el portavoz de Cs había publicado en el periódico digital El Español y donde hace balance del pasado en el Consistorio (la etapa del PP) y la confrontación social que se vive con Compromís instalado en el consistorio. Las opciones de Cantó se reducen pues la Generalitat o a seguir de diputado nacional.

LAS PROVINCIAS publicaba esta misma semana la idea que cundía en parte de la dirección del partido de acelerar la designación de los candidatos en la Comunitat. Se trataba de aprovechar el buen momento que vive Cs tras vencer en las elecciones catalanas. Las mismas fuentes añadían la conveniencia de que se conociera con suficiente antelación la apuesta del partido para conseguir trabajar con tiempo y fijar la atención de los electores. De hecho, el planteamiento era resolver esta cuestión en los próximos meses.

Además, la situación para Cs, desde el punto de vista teórico, no puede resultar más optimista. Su principal rival en el centro derecha se encuentra sin rumbo fijo en la ciudad de Valencia, escenario de donde provienen la mayoría de votos de la formación naranja. El PP se encuentra en manos de una gestora, con todos los concejales actuales salvo uno investigados por blanqueo en las elecciones de 2015 y todavía sin un referente de cara a los comicios de 2019.

Previsiblemente en unos meses y en cualquier caso siempre antes de las elecciones, se prevé que el juez dicte el equivalente al auto de procesamiento por la financiación ilegal del partido en Valencia desde 2007. Esta resolución judicial supondría un golpe para la formación en la ciudad, lo que dañaría la imagen del aspirante a la alcaldía. En esa tesitura, Cs, libre de cualquier carga del pasado porque no ha gobernado y no arrastra casos de corrupción, podría dispararse en el resultado del escrutinio.

Preocupación en el PP

Todo esto, no obstante, son hipótesis con las que trabajan ambas formaciones. De hecho, el PP ya cuenta con su plan anticiudadanos. Nadie en Génova oculta que la presión del partido de Albert Rivera en los sondeos preocupa. Fuentes de la formación se preguntan por qué no consiguen rentabilizar los logros del Gobierno de Rajoy y advierten de que la consolidación de Ciudadanos en el espacio ideológico resta opciones de crecimiento al PP y casi obliga a los populares a conformarse con no descender. Y en este contexto echan en falta que desde Génova se lleve la iniciativa. «El partido está parado», coinciden varios representantes territoriales consultados, tal y como informó la agencia Colpisa.

De ahí la necesidad de nombrar cuanto antes a un candidato que consiga hacer olvidar la figura de Barberá y que suponga aire fresco para la formación. De momento, su nombre es una incógnita. El anuncio se hará probablemente este semestre, aunque todo dependerá de los avances en el juzgado de Instrucción 18 de Valencia, en una causa en la que el propio PP está investigado como persona jurídica. Igual que en Valencia, el ascenso de Cs puede afectar a otras plazas importantes y de tradición popular como Madrid.

Fotos

Vídeos