Ripoll ajusta cuentas con la dirección del expresidente

A. C. VALENCIA.

José Joaquín Ripoll, expresidente de la Diputación de Alicante y exvicepresidente de la Generalitat, no siguió los pasos de Alfonso Rus y Alberto Fabra, que pusieron la mano en el fuego por Francisco Camps, sino más bien lo contrario. Durante su comparecencia en la comisión de investigación de Feria Valencia, Ripoll quiso ajustar cuentas con la antigua dirección de los populares valencianos que encabezaba el expresidente.

Camps y Ripoll fueron enemigos políticos de primer nivel y los dos se enfrentaron en diferentes ocasiones en el seno del PP hasta que el expresidente de la Generalitat consiguió defenestrarle políticamente. Esto es algo que no ha olvidado Ripoll, que ayer no dudó en exhibir sus diferencias y confirmar esas «relaciones tirantes» entre la ejecutiva autonómica y la dirección provincial de Alicante que presidía. El exdirigente dejó claro que pese a formar parte del Consell hasta 2003 y formar parte de la formación, no siempre compartió las decisiones que se tomaron, tampoco en la institución ferial.

Preguntado por si Camps intentó «castigarle» por actuar como un verso suelto dentro del partido aseguró que no quería entrar «a valorar las condiciones de las personas» y subrayó que como no podía «ser objetivo» prefería «no decir nada».

Sobre su participación en el patronato de Feria Valencia, Ripoll siguió la senda marcada por Rus y Fabra y aseguró que no conocía los hechos a fondo y que no era consciente de los temas económicos. El expresidente de la Diputación de Alicante remarcó que su papel no era relevante en las reuniones de la institución ferial y que creía que no tenía mucho que aportar.

Fotos

Vídeos