El rigor de Intervención genera incomodidad

Los auditores «se lo leen todo» y eso provoca que parte del equipo de gobierno les achaque el retraso de algunas tramitaciones

B. F.

VALENCIA. El visto bueno de Intervención de la Diputación de Valencia a la tramitación de los contratos del MuVIM es el aval esgrimido a lo largo de este mes para considerar, hasta ahora, que los auditores públicos habían dado su conformidad a los contratos. Sin embargo, fuentes del equipo de gobierno provincial señalan que los interventores no podían saber que Somnis, Francisco Ramón y Eva María Moreno están estrechamente vinculados.

Otras fuentes de la Diputación vinculadas a la oposición indican que el trabajo de los interventores genera incomodidad en algunas delegaciones por el exceso de celo con el que trabajan. Desde el PSPV se avala ese rigor. La comisión de servicios de uno de los auditores ha sido renovada,.

Ciertamente, indica una diputada, los interventores «se lo leen todo». Esa minuciosidad supone que algunos departamentos vean reiteradamente atascada la tramitación de sus gestiones. El propio MuVIM ya comprobó cómo una de las facturas vinculadas al pago de una adjudicación de catálogos se paralizó hasta que los responsables del museo garantizasen que no había fraccionamiento de contratos. «Hay gente que se molesta porque preferirían que fuesen más laxos, pero hacen su trabajo y eso viene bien a todos. Da tranquilidad», explica una diputada socialista. La pasada semana, Rius consideró que el informe solicitado por Rius sobre el servicio de visitas guiadas era chocante en términos de procedimiento: «Que Intervención vuelva a informar de algo sobre lo que ya informó durante el trámite (de contratación) sería una reiteración que se puede hacer para complicar el trabajo de los funcionarios, pero cuando Intervención valida el proceso, es extraño volverlo a pedir».

Fotos

Vídeos