Ribó desde el inicio y Marzà al final, los más criticados

BURGUERA VALENCIA.

Al alcalde de Valencia, Joan Ribó, se le recordó ayer desde el inicio de la manifestación hasta el final, y especialmente al paso de los convocados por la plaza del Ayuntamiento, momento en que más arreciaron los gritos reclamando dimisión por considerar que los valencianos no le quieren. La cartelería particular no era abundante, aunque alguna apareció, también contra Mónica Oltra, vicepresidenta del Consell a la que se animó a que se vaya al Serengueti (en Tanzania).

Los gritos («Llengua valenciana, mai catalana», Puigdemont a prisión», «Joan Ribó dimisión», «Valencia es de los valencianos»») alternaron con pasodobles tocados por un saxofonista, así como algunos temas de Manolo Escobar, Jarcha, Los Nikis, e incluso Serrat ('Fiesta'), que sonaban a través de la megafonía de un autobús que encabezaba la marcha.

Ya en la plaza de América, las críticas en los discursos al independentismo de Puigdemont, Joan Tardà o Carme Forcadell arreciaron mientras los manifestantes abucheaban a los citados. No obstante, fue cuando se comenzó a hablar del conseller de Educación, Vicent Marzà, cuando las voces críticas se multiplicaron y los decibelios subieron considerablemente.

El político nacionalista responsable de la política educativa del Consell se llevó, de largo, el abucheo más prolongado durante unos discursos durante los cuales también se recordó la colaboración del PP en la creación de la AVL. Para todos hubo antes de que Francisco cantase el himno regional y sonase posteriormente la Marcha Real para cerrar el acto en los albores de las 14 horas.

Fotos

Vídeos