Rajoy y Sánchez se comprometen a dar una respuesta «pactada y proporcional» si hay desafío de Torra

Rajoy y Sánchez durante la reunión. / Efe

El control de las cuentas de Cataluña continuará, con la exigencia de un certificado mensual, como ocurría desde 2015 antes del 155

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez irán de la mano en la respuesta a un eventual incumplimiento de la ley en Cataluña. El presidente del Gobierno y el líder de la oposición han acordado hoy, durante un encuentro de cerca de una hora en la Moncloa, actuar contra «cualquier intento de poner en marcha estructuras políticas distintas a las únicas válidas, que son aquellas contempladas en la Constitución».

En un comunicado conjunto, emitido poco después de su reunión, Rajoy y Sánchez pretenden trasladar a la sociedad «un mensaje de serenidad y de firmeza» tras la elección de Quin Torra como nuevo presidente de la Generalitat. Ambos coinciden en que el nuevo presidente ha desplegado un «discurso político frentista» y subrayan el «carácter xenófobo» de sus manifestaciones públicas y aseguran que ofrecerán una respuesta «pactada y proporcional» en la defensa de la legalidad constitucional y estatutaria frente a «cualquier eventual desafío».

No concretan más, aunque en los últimos días tanto el PP como el PSOE han dejado claro que rechazan la idea de mantener en vigor la intervención de Cataluña acordada por el Senado el pasado 27 de octubre, después de que el Parlament aprobara una declaración unilateral de independencia, tal y como reclama Ciudadanos. Las dos principales fuerzas nacionales sostienen que hay que cumplir lo acordado (que el 155 se levantaría con la constitución de un nuevo gobierno autonómico salido de las urnas el 21 de diciembre) y, en todo caso, estar vigilantes por si hubiera que volver a echar mano de él.

El fin de las medidas del 155 no significa, por otro lado, que desaparezcan todos los controles. Rajoy y Sánchez remarcan en su comunicado que se mantendrá la «vigilancia» de los recursos públicos que conforman el presupuesto de la Generalitat «para garantizar que se destinen al cumplimiento de los fines de interés general para el que están previstos». Eso es algo que ya se venía haciendo desde 2015 -cuando se empezó a exigir al gobierno catalán el envío de certificados mensuales de sus cuentas- y que se reforzó a lo largo de 2017 en dos ocasiones, a pesar de lo cual los jueces creen que la Generalitat pudo cometer malversación. Ahora, se volverá al escenario de 2015.

El aviso de Sánchez a Torra

Pedro Sánchez ha lanzado hoy un serio aviso a Quim Torra: «Si ahora tenemos que ir a un nuevo 155, la naturaleza será distinta». El secretario general del PSOE ha recordado que el pasado octubre los partidos nacionales que acordaron la intervención de Cataluña lo hicieron con el objetivo de «restablecer la legalidad y que los catalanes hablaran». «Ahora, en el inicio de la legislatura -ha insistido- el sentido de la aplicación sería distinto».

Sánchez, que ha comparecido en la sede de su partido después de analizar en la Moncloa con Rajoy el escenario abierto tras la investidura de Torra como presidente de la Generalitat, ha insistido en que el PSOE irá de la mano del Gobierno en la respuesta del Estado de derecho contra «cualquier desafío» y que no consentirán la creación de «estructuras paralelas» como el pretendido Consejo de la República de Carles Puigdemont, con sede en Berlín. «Si se va a plantear recuperar la vía unilateral e ilegal ya sabemos dónde acaba ese camino», ha apuntado.

De momento, el presidente del Gobierno y el líder de la oposición están de acuerdo en que lo que corresponde es esperar acontecimientos. Ambos rechazan la propuesta de Ciudadanos de mantener en vigor las medidas del 155 aprobadas en octubre más allá del plazo estrictamente aprobado por el Senado. En el momento en el que se constituya un nuevo Ejecutivo en Cataluña, pues, la intervención de la autonomía concluirá. Pero Sánchez ha avisado de que el debate sobre la aplicación del hasta hace poco inédito artículo de la Constitución está ya «superado», es decir, que si la Generalitat se sitúa de nuevo fuera de los márgenes del Estatuto y la Constitución, se volverá a recurrir a él sin miramientos.

«El debate ya lo es si se tiene que aplicar el 155 sino qué 155», ha dicho. En este sentido, ha insistido en que es de «sentido común» que el objetivo no podría ser ya el mismo que en octubre pasado.

Más información

Fotos

Vídeos