El PP reclama al Consell que elimine el impuesto de sucesiones

«Con Puig y Oltra los valencianos pagan tributos hasta después de haber fallecido», afirma el coordinador popular de Economía

F. R. VALENCIA.

Afrontar una herencia no suele ser fácil para el común de los valencianos. Además de sufrir la pérdida de un ser querido también se padece la voracidad de la Administración a la hora de tomar posesión de los bienes heredados. La cuestión es tan seria que cerca de 4.000 personas renuncian cada año en la Comunitat Valenciana a su legítimo legado, sobre todo cuando los bienes son inmuebles, tienen una hipoteca y hay que afrontar el pago al banco y al erario público.

De ahí que el PP valenciano haya propuesto a eliminación del impuesto de sucesiones, que aumentó su voracidad durante los duros años de la crisis económica. Rubén Ibáñez, vicesecretario general del PPCV y coordinador de Economía en Les Corts, declaró ayer que el suyo es el único partido que propone la bajada de impuestos, entre estos el de sucesiones, «mientras que PSPV y Compromís se oponen a aliviar a las familias y prefieren penalizarlas y obligarles a pagar por lo que ya se pagó en vida».

El diputado castellonense considera que los actuales mandatarios de la Generalitat «sancionan el trabajo y el esfuerzo» realizado durante toda una vida «permitiendo el impuesto a la muerte. Con Puig y Oltra los valencianos pagan hasta después de haber fallecido», aseguró el parlamentario.

En este sentido, Rubén Ibáñez aseguró que la Generalitat debe trabajar para que las familias valencianas conserven el patrimonio de sus allegados «pero PSPV y Compromís, con su rechazo en Les Corts a la propuesta del PP de eliminar este impuesto, les condenaron a malvenderlo o a renunciar a él para evitar pagar el impuesto de sucesiones».

Considera que mientras los populares proponen aliviar a las familias, los integrantes del pacto del Botànic «propone ahogarlas aún más con impuestos como el de sucesiones». El diputado cree «injusto volver a pagar otra vez después de estar toda una vida pagando».

«La política de tasas del Consell es abusiva y se ceba con las familias valencianas», aseguró Ibáñez. El parlamentario que coordina el área de Economía del grupo popular lamentó que se haya batido un récord en renuncias a herencias y legados familiares «gracias a los impuestos del Consell». Para Ibáñez e necesario que la Comunitat Valenciana acometa una reforma fiscal que pase por eliminar el impuesto de sucesiones «para que la administración no haga de la muerte un negocio». También propone revisar el impuesto de patrimonio y el de transmisiones, «tres medidas fiscales que supondrían un ahorro de más de 200 millones anuales».

Según Rubén Ibáñez, el Consell ha incrementado los impuestos y tasas en 1.564 millones desde que gobierna. «Los valencianos, con Puig y Oltra, pagan un 16% más de impuestos», lamentó al tiempo que aseguró que la recaudación prevista en 2015 por impuestos y tasas fue de 9.913 millones de euros frente a los 11.477 millones previstos en los presupuestos de 2018.

Fotos

Vídeos