Rambla suaviza el viacrucis al PPCV

Vicente Rambla, exvicepresidente del Consell, junto a su abogado a su llegada a la Audiencia Nacional. / EFE
Vicente Rambla, exvicepresidente del Consell, junto a su abogado a su llegada a la Audiencia Nacional. / EFE

El exvicepresidente también pide retirar los testimonios de Campos, Ibars, Clemente y Romeral, pero el PSPV exige que comparezcan Blasco y los exconsellers Camps, Cervera y Font de Mora no declararán por Gürtel

A. C. VALENCIA.

Vicente Rambla, exvicepresidente de la Generalitat, ha dado un poco de aire al PP valenciano en el calvario judicial al que están sometidos por el caso Gürtel al renunciar a casi veinte testigos de los que había solicitado que debían comparecer ante el juez.

Tal y como avanzó ayer la SER, el que fuera número dos del gobierno valenciano durante la presidencia de Francisco Camps, renunció a que comparezcan, entre otros, el exconseller Rafael Blasco, el exvicepresidente y actual diputado Gerardo Camps, el exconseller de Sanidad Manuel Cervera o Alejandro Font de Mora, exconseller de Educación y actual vicepresidente de Les Corts.

La petición de Rambla alcanzó también a otros excargos populares como el exvicepresidente Víctor Campos, el exsecretario general Antonio Clemente, la exsecretaria autonómica Nuria Romeral y la exdirectora general Dora Ibars. Sin embargo, la posición del letrado del PSPV fue contraria a que esos testigos esquivaran la comparecencia por lo que, finalmente, el tribunal decidió que sí que tendrán que hacerlo.

De esos cuatro nombres, el del exvicepresidente del Consell es uno de los que ha levantado más expectación. El exnúmero dos del PPCV, Ricardo Costa, lo citó expresamente en su declaración y aseguró haber recibido en el despacho de éste sobres con dinero en efectivo que, según le dijo, «eran aportados por empresarios por encargo del presidente Camps y de Juan Cotino». La exgerente Cristina Ibáñez también citó a Campos en su declaración y dijo que recibía de este sobres o «paquetitos» con dinero.

También deberán seguir compareciendo como testigos Francisco Camps, el exconseller Juan Cotino, las senadora Adela Pedrosa o Serafín Castellano, exconseller y ex delegado del Gobierno en la Comunitat, entre otros.

Durante su comparecencia ante el juez el pasado enero, Rambla quiso desvincularse de cualquier responsabilidad en materia económica en las campañas de las elecciones autonómicas y municipales de 2007, que fue contratada con la empresa vinculada a la trama Gürtel Orange Market, y que él coordinó. Asimismo, como informó Europa Press, negó tener conocimiento de la orden para que que los actos electorales fuesen sufragados por empresarios.

El exvicepresidente, que se enfrenta a seis años y medio de prisión por dos delitos electorales y falsedad en documento mercantil, no reconoció los hechos de los que se les acusó en el juicio. Sí que puntualizó que fue un año después cuando pasó a ser vicepresidente de la Generalitat junto a Juan Cotino y Gerardo Camps. En cuanto a su labor como coordinador de campaña, eludió su responsabilidad en materia económica leyendo -en dos ocasiones- un párrafo de la declaración como testigo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el juicio por la primera época de la trama Gürtel (1999-2005) en el que destacó que este cargo -que el jefe del Ejecutivo también desempeñó- sólo se encargaba de la «parte política». Desconocía los límites de gasto en campaña: «No era lo mío», señaló.

La declaración de Rambla ante el tribunal que juzga la supuesta financiación irregular del PPCV durante los años 2007 y 2008 fue considerada por su partido como una de las más solventes, motivo por el que se cree que podría salir ileso del juicio.

Más

Fotos

Vídeos