Rajoy pide a Puig que negocie la financiación en lugar de manifestarse

Rajoy, arropado por Isabel Bonig en la foto de clausura de la cumbre del PP.
Rajoy, arropado por Isabel Bonig en la foto de clausura de la cumbre del PP. / j.signes

El presidente del Gobierno llama al líder del PSPV para reunirse el próximo jueves en la Moncloa

A. RALLO

valencia. Mariano Rajoy avisó ayer al PSOE. «No habrá reforma del sistema de financiación si no hay acuerdo». De igual modo, censuró el camino que ha adoptado el Consell para lograr sus reivindicaciones: «Organizando manifestaciones y esas cosas». En cambio, instó a la formación socialista a que siente al líder del PSPV o a «quien ellos quieran» para llegar a un acuerdo sobre la modificación del modelo. Rajoy adelantó que él no cometerá el mismo error que el expresidente Zapatero, quien en 2009 impulsó un nuevo sistema sin el consenso necesario. El PPCV asegura que es ahí donde comenzaron los graves problemas económicos para la región.

Horas después de esta intervención -dura con el Consell- se conoció que había hablado con el máximo responsable del Palau y había concertado una cita con el dirigente valenciano. Sobre la mesa estará, como no puede ser de otra forma, el vital asunto de la financiación.

Puig y Rajoy no se han reunido en los últimos dos años pese a la insistencia del presidente de la Generalitat. Puig ha enviado tres cartas con el único objetivo de mantener un encuentro. La primera tras constituirse el Gobierno; la segunda tras conocer los desastrosos presupuestos para la Comunitat y la última misiva, esta misma semana, buscaba una cita aprovechando la visita del líder popular a Valencia. Finalmente, será el próximo jueves en el palacio de La Moncloa.

El informe de expertos, en el que también ha participado un especialista designado por la Comunitat, concluye que las comunidades autónomas se dotarían de más capacidad para fijar copagos, especialmente en sanidad, e instaurar un IVA colegiado, pero además proponen un gran acuerdo de Estado sobre cómo financiar el estado del bienestar. Sin embargo, descarta la quita de la deuda que arrastra la región, una de las principales exigencias en el guión del Consell. Además, en la negociación que ahora arranca antes del Consejo de Política Fiscal, hay que negociar el grado de nivelación, es decir, «hasta dónde se igualan los recursos de las comunidades con mayor y menor renta».

Mejores infraestructuras

El presidente del Gobierno, en su discurso en la Interparlamentaria, también abordó otros asuntos de la Comunitat. El más importante, el anuncio de la licitación -se publicará esta próxima semana- de los estudios informativos del tramo de alta velocidad entre Valencia y Castellón y también del túnel pasante en Valencia.

Las inversiones -de las que ya se informó en su día y que superarán los 2.000 millones de euros- demuestran, según el dirigente del PP, «que el compromiso con Valencia y el Corredor Mediterráneo está ahí y va muy en serio». El Gobierno se comprometió recientemente a que el AVE Valencia-Barcelona estaría en marcha en 2019.

«Quedan cosas por hacer y hay prioridades que estamos intentando atender», admitió el responsable gubernamental. Una de ellas, por lo que significa para las personas y por la competitividad empresarial, es el Corredor Mediterráneo. En este punto, presumió de que el PP empezó con las obras de este corredor, es el que las continúa «y el que las terminará».

El presidente también respaldó a Bonig en sus duras críticas al Consell por el modelo lingüístico que quieren imponer y criticó el incremento del volumen de la administración, que según el PPCV, ha protagonizado el Gobierno del bipartito con el apoyo de Podemos. El objetivo es recuperar la Generalitat «para evitar que la coalición de perdedores vuelva a asumir responsabilidades». Evitó confirmar que ese objetivo recaerá en las espaldas de Bonig pese a que el viernes tanto Maíllo como Cospedal sí arroparon a la dirigente valenciana.

El anuncio de la reunión de Rajoy y Puig generó, de inmediato, reacciones. Para el PP valenciano, sin duda, es una muestra de que el presidente cumple y atiende las reivindicaciones de los valencianos. CS, en cambio, criticó que se les deje fuera de las conversaciones y que el diálogo quede reducido al histórico bipartidismo.

Tampoco pasó desapercibido el discurso del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Sus palabras del viernes, cuando afirmó que la mejora de la financiación no se podía conseguir «a base de llorar» como hacen los políticos valencianos, encontró respuesta ayer. Compromís, de la mano del senador Carlos Mulet, le tachó de «sinvergüenza» por venir a Valencia «a reírse» de los valencianos en su cara por denunciar el maltrato que sufre la Comunitat.

Bonig carga contra Puig

El discurso de la presidenta autonómica del PP resultó muy crítico con el Consell. Tras defender que el PP es el único que garantiza la unidad de España, aprovechó para censurar la política de Compromís, que pretende establecer un modelo similar al catalán. «Han empezado por la educación, el arma más poderosa». Así, eliminaron la elección de los padres, atacaron a la concertada y luego impusieron un chantaje lingüístico, según explicó. Oltra, tras el fallo contrario del TSJ que frenaba la política lingüística, «hizo lo mismo que los nacionalistas catalanes, que el TSJ no puede ser una segunda cámara y que los jueces no se han presentado a elecciones».

Continuó Bonig con sus ataques a la nueva RTVV. «Todo proyecto nacionalista necesita de una televisión para atacar y adoctrinar, pero si no hay dinero para la dependencia y para rebajar las listas de espera... ¿Hay dinero para una televisión pública?», se preguntó.

Más

Fotos

Vídeos