Rajoy no da por sentado que repetirá como candidato a presidir el Gobierno

Vídeo: Atlas

El líder del PP asegura que «no sabía nada» de la financiación del PP valenciano y afirma que «hará todo lo posible» para que se cumpla la ley y no sea investido Puigdemont

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

Nunca en el PP se ha dejado de cuestionar la continuidad de Mariano Rajoy. Pero su permanencia en el poder durante los dos últimos mandatos y la confluencia de factores que advierten al partido sobre un posible retroceso electoral, han empezado a mover de nuevo las aguas internas. Antes de que el debate vaya a más, el presidente ha lanzado un mensaje a los suyos. Su idea, a día hoy, es repetir como candidato. Aunque también asume que dependerá del transcurso de los acontecimientos. “Tiene que querer mi partido, vamos a ver cómo evolucionan las cosas, pero yo desde luego lo intentaré porque creo que caminamos en una buena dirección”, ha trasladado el jefe del Ejecutivo, interesado en estos momentos, aseguran en la Moncloa, en mantener pacificada la formación y no abrir debates sucesorios.

El presidente no percibe, además, que haya perdido la buena valoración del electorado que respaldó al PP en las tres últimas elecciones generales. Aunque admite que eso siempre “depende de los sectores”. “Si no me sintiera apreciado, figúrese los demás -ha replicado en una entrevista en Onda Cero-. Pregúntele al señor Rivera, Sánchez o Iglesias, esos ya estarían en la indigencia”. Aun así, ha asegurado que interrogará a José Luis Ayllón, su nuevo jefe de Gabinete, sobre qué hay que hacer para ganarse a la opinión pública, que ayer acogió con agrado su nombramiento.

El fichaje en el núcleo duro del presidente del hasta ahora secretario de Estado de Relaciones con las Cortes es el único cambio que tiene previsto anunciar Rajoy en el Gobierno, pese a las especulaciones internas sobre posibles relevos en algunos ministerios. “No voy a remodelar el Gobierno”, ha reiterado. “¿Hasta que lo haga?, ha insistido el entrevistador. “Como tantas y tantas cosas en la vida, claro”, ha replicado el jefe del Ejecutivo, fiel a su estilo.

Objetivos inmediatos

Su prioridad en estos momentos pasa por Cataluña y los Presupuestos. En cuanto a la crisis territorial, que sigue sin cerrarse, en la Moncloa se ha recibido ya la carta del presidente del Parlamento catalán instando a Rajoy a dialogar. El jefe del Ejecutivo se resiste a anticipar en público lo que responderá a la misiva, que aún no ha leído. Pero su intención es no abordar con Roger Torrent la situación de Carles Puigdemont y los exconsejeros huidos a Bélgica o la de los diputados presos; asuntos que corresponden, recuerda, a la justicia.

Además, ha advertido de que el Gobierno impugnará cualquier convocatoria de una investidura a distancia del exlíder de la Generalitat: “Cuando no se respeta la ley, hay consecuencias”. De momento, el Ejecutivo no tiene a qué agarrarse para acudir al Tribunal Constitucional y en la Moncloa no son partidarios de dar pasos en falso. “Nosotros no podemos presentar un recurso porque alguien haga declaraciones en los medios de comunicación -ha reconocido Rajoy-; si alguien dice que el señor Puigdemont va a comparecer a través de una televisión, no podemos recurrirlo. Pero sí la decisión de la Mesa que diga cómo se va a actuar”. En ese caso, de haber un escrito que anticipe el procedimiento, la elección telemática podría frenarse antes de la celebración del debate parlamentario.

Fuentes gubernamentales insisten en lo mucho que el Gobierno está interesado en que se normalice la situación política en Cataluña para poder poner fin a la intervención de la autonomía. De eso depende, en buena medida, el desbloqueo de las negociaciones presupuestarias y que el PNV acceda a respaldar la cuentas de 2018. A pesar de los contratiempos, sin embargo, Rajoy garantiza que “habrá Presupuestos”. Y niega que Ciudadanos, en las conversaciones privadas, haya condicionado, su apoyo al proyecto a la dimisión de la senadora investigada por el caso Púnica Pilar Barreiro.

«Yo no sabía nada»

Los casos de corrupción siguen siendo el elemento que impide al PP recuperar el terreno electoral perdido y el talón de Aquiles de Rajoy. El presidente se ha referido esta mañana a las declaraciones de los presuntos cabecillas de la trama Gürtel, que han señalado en la Audiencia Nacional al expresidente valenciano, Francisco Camps, como responsable de un sistema de financiación ilegal en el partido. “Yo no sabía nada de todo eso que me está contando usted y estaré a lo que digan los tribunales. Lo que tenía que hacer el partido ya lo ha hecho y todas las personas que están en estos momentos en los tribunales ya no están en el partido”, ha zanjado.

Según el presidente, la dirección del PP en la Comunidad Valenciana “nunca” trasladó a la sede de la calle Génova que hubiera financiación irregular. Y desconoce si su formación ha abierto en algún momento una investigación interna. “Supongo que la tesorería habrá hecho lo que tiene que hacer. Yo no estaba en esos temas”, ha contestado. En cuanto a Camps, ha recordado que siempre ha sido “absuelto” y que con su dimisión como presidente autonómico ya asumió unas responsabilidades políticas “durísimas”.

Fotos

Vídeos