Cs quiere acelerar su apuesta por el candidato en Valencia para aprovechar el 21-D

Albert Rivera, junto a Toni Cantó y Fernando Giner, dos de los referentes de la formación naranja. / MANUEL MOLINES
Albert Rivera, junto a Toni Cantó y Fernando Giner, dos de los referentes de la formación naranja. / MANUEL MOLINES

La formación naranja pretende que su número uno pueda trabajar con tiempo en un escenario de debilidad del PP, que se encuentra investigado y sin aspirante

A. Rallo
A. RALLOValencia

Cunde cierto optimismo en las filas de Cs tras el éxito en las elecciones catalanas del 21-D. La dirección de la formación naranja confía en que el tirón experimentado por el partido dé impulso a los candidatos municipales y autonómicos. Esta esperanza se adapta mejor al escenario de las grandes ciudades, el auténtico caladero de votos del grupo que lidera Albert Rivera. Y el relato todavía gana más credibilidad en una capital como Valencia, donde el PP, su principal adversario del centroderecha, se encuentra en manos de una gestora, con todos los concejales salvo uno investigados por blanqueo, y todavía sin un referente de cara a los comicios de 2019.

Además, la posición de Fernando Giner en el Consistorio ha transmitido una imagen totalmente diferente al descontrol naranja en Les Corts que ha terminado con la salida de cuatro diputados al grupo de los no adscritos. Todas esas circunstancias adversas para el partido de Isabel Bonig son las que quiere aprovechar el grupo de Rivera.

La propuesta se trasladará en breve a la dirección. Evidentemente, el candidato tendrá que someterse a unas primarias. El vencedor -todavía no se habla de nombres- ligaría su imagen a la inercia del 21-D, lo que beneficiaría sus aspiraciones, según algunas fuentes.

Nadie en el PP nacional oculta que la presión del partido de Albert Rivera en los sondeos preocupa. Fuentes de la formación se preguntan por qué no consiguen rentabilizar los logros del Gobierno de Rajoy y advierten de que la consolidación de Ciudadanos en el espacio ideológico resta opciones de crecimiento al PP y casi obliga a los populares a conformarse con no descender. Y en este contexto echan en falta que desde Génova se lleve la iniciativa. «El partido está parado», coinciden varios representantes territoriales consultados, tal y como informó la agencia Colpisa.

Desde el PP autonómico, sin embargo, el mensaje es algo más tranquilizador y creen que el efecto rebote de Cataluña será menor en la Comunitat y en el Ayuntamiento de Valencia. ¿El motivo? El voto útil en la región no es CS sino el PP, sostienen fuentes del partido. Eso hará que un buen porcentaje de indecisos puedan convertirse en apoyo de los populares. Situación diferente -opinan- a la que se ha dado en los comicios catalanes.

Además, recuerdan que el partido de Rivera no sólo resta votos al PP y que también 'pesca' entre electores que pueden apoyar al PSPV. Así, partiendo de que el PP tocó suelo en 2015 y no baraja en ningún caso una caída, la subida de Cs sería favorable para ese grupo de centroderecha. Un pacto entre ambas formaciones podría devolver el Ayuntamiento a manos de los populares.

Tanto desde Cs como desde el PP coinciden en que ninguno se dejará marcar la agenda por el otro. Pero es cierto que las posibles elecciones de candidato -los perfiles, fundamentalmente- condicionarán las decisiones. El PP, además, está atado por otros factores. El más que probable procesamiento de nueve concejales y un nutrido grupo de asesores y simpatizantes de la formación amenaza con eclipsar el anuncio del aspirante. En este sentido, los tiempos judiciales no coinciden con los políticos. La investigación concluye el próximo mes de julio. Lo más probable es que no se agote el plazo. Extraño, pero no imposible, resultaría una nueva prórroga.

La dirección nacional ha previsto anticipar el proceso en los lugares en los que se presentan nuevos aspirantes y, al menos «con carácter general», dar a conocer los cabezas de lista en 2018. No ha sido esa siempre la dinámica en el partido. De hecho, en los últimos años en los territorios se había sufrido la tendencia de Rajoy a apurar los plazos. «Pero ahora mismo, restar tiempo para que el candidato logre afianzarse, no tendría ningún sentido», advierte un representante popular. Fuentes populares en la Comunitat admiten, no obstante, que el asunto judicial condiciona este proceso. La muerte de Rita Barberá dejó el grupo popular sin un referente. Los nombres de diferentes futuribles se han sucedido en los últimos meses. A día de hoy ninguno parece el definitivo.

Fotos

Vídeos